infidelidad
POR JH
A propósito del cuarto capítulo de la serie de Luis Miguel, en donde se cuenta la historia detrás del tema “Culpable o no” del disco Busca una mujer (1988), me acordé del lamentable episodio de infidelidad virtual que sufrí el año pasado cuando pillé a mi pololo joteándose a una mina en Facebook.

Llevaba días muy pesado y fue después de una pequeña discusión, que él salió de la casa (vivimos juntos) y se me ocurrió meterme a sus chats de Facebook en busca de algo. Yo jamás había hecho algo así, me sentía una intrusa loca que buscaba problemas donde, lo más probable no los había, pero mi intuición me obligó a hacerlo y lamentablemente, ahí estaba la prueba.

Era todo tan obvio, que aunque intenté por unos segundos interpretar sus palabras como amistosas, no me quedó más que asumir que ese pololo mio de años, en el que confiaba ciegamente, estaba buscando a otra persona.

Lo enfrenté, trató de mentir, pero después asumió que había sido descubierto. Empezó la pesadilla de los perdones, y aunque él entendía totalmente mi dolor/rabia/pena/decepción, parte de su defensa era que no había sido infidelidad totalmente porque no había pasado nada. Aún, decía yo. Porque claro, la intención estaba y siempre quedaría la duda de qué hubiese pasado si yo no leía ese chat.

El tema es que a medida que iba contando esta situación a mis amigos cercanos, más de alguien me argumentaba igual que él, que no era infidelidad porque no se había concretado nada. Entiendo el punto. Si la cosa hubiera sido que los vi en algo tipo besos, o alguien me contaba que me estaban cagando, era más grave todo, pero la intención duele bastante, se te rompe el corazón igual. Estuvimos separados mucho tiempo y de verdad pienso que esto de que “no se concretó” no vale. Pero oficialmente, los coqueteos por chat, ¿son infidelidad o no?

También te puede interesar: Infidelidad: ¿Confesar o mentir hasta la muerte?; The Affair, o la infidelidad bien hecha; Sleeping with Other People: una comedia romántica sobre infidelidad; Me acosté con dos hombres en un día; Razones para ser (o no) infiel; ¿Compartir las contraseñas con tu pareja?.

*Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

unsplash-logoTim Bennett

9 COMENTARIOS

  1. Ahhmm… Depende.

    Si no pasa de una talla ocasional, yo creo que no, no es tan grave.
    Si ved que realmente lo que se dice por chat es un preambulo para juntarse y concretar, eso es infidelidad con todas las letras. Da lo mismo si lo pillaste antes o después de q se juntaran.

  2. Pa mi si es, la intención es lo q cuenta… Y si se da la oportunidad dudo mucho q después alguien diga no quiero juntarme, estoy pololeando!

  3. Es complicado, yo creo que esas conversaciones dan para mucho y en verdad es muy charcha encontrarse con algo así porque yo por lo menos si le pillo eso a mi pololo lo sentiría como una traición a la confianza, aunque no haya pasado nada, hay un interés en la otra persona y por algo se está joteando por escrito.

  4. Yo creo q si es infidelidad…. Pero debo reconocer que yo caigo fácil en el coqueteo escrito y la gran mayoría de las veces jamás pasa nada, en ocasiones es solo eso y en la realidad la química no se da ….. O el juego no queda mas q en eso “un juego”

  5. Para mí no es infidelidad, pero es estar “en vías de…”, no lo veo como algo inocente. Significa que algo no está funcionando en la relación, lo tomaría como una señal de alerta. Cuando uno está feliz con su pareja, no necesita coquetear con nadie ni nada por el estilo….O no?

    Y en el caso de tu pololo, expon la situación al revés, qué pasaría si tú hubieras hecho lo mismo? Te aseguro que no le va a a bajar el perfil…

  6. Para mí sí es infidelidad, porque desde el momento en que alguien está dispuesto a “jugar” o coquetear o como sea que le llamen, el corazón del otro claramente no está 100% en uno y en la relación que se está supuestamente construyendo juntos, al menos no la está cuidando. Y creo que es ese cuidado diario (de detalles que pueden parecer super inocentes) y que implica tener voluntad y a veces incluso hacer un esfuerzo, el que hace que las relaciones funcionen, crezcan y nos hagan también crecer a cada uno.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here