POR LOU MARINO
Las estudiantes nos aburrimos de que nos dijeran que estamos exagerando. Hace ya varias semanas la facultad de derecho de la Universidad de Chile fue tomada por los estudiantes debido a una denuncia por acoso sexual y laboral realizada desde una estudiante hacia el profesor Carlos Carmona, a quién se le inició un proceso de sumario que tras 8 meses no llegaba a una resolución oficial. Entendiendo que esto es consecuencia de una estructura institucional que lo permite, la situación desencadenó en que otras facultades de la misma universidad -y posteriormente otras universidades también- comenzaran a movilizarse a través de paros y tomas de mujeres, ya que ningún establecimiento está exento de problemáticas relacionadas.

Yo veo una movilización cuyo potencial pareciera no conocer límites. Todas las mujeres nos hemos visto oprimidas de alguna forma, y desde que esto comenzó he visto presentes a todas mis compañeras, varias de las cuales nunca estuvieron dispuestas a movilizarse por otras temáticas meramente educacionales. Y es que resulta imposible no identificarse y empatizar al revisar las distintas demandas; y a diferencia de otras situaciones de protesta, la complejidad aquí está en que es una instancia muy emocional: se trata de cómo nos hemos sentido y cómo nos queremos sentir.

La revolución feminista está tomando mucho vuelo y el funcionamiento de la misma movilización ha resultado bastante eficiente, según yo por tener exclusivamente a mujeres a la cabeza. Chiquillas, el panorama es esperanzador. Que las generaciones futuras no tengan que vivir lo que hemos vivido.

¡La revolución será feminista o no será!

4 COMENTARIOS

  1. Me encanta el fondo del movimiento, me cargan las tomas, hay gente que tiene apuro por sacar la carrera y es violento que no los dejen estudiar.
    Una vez leí que cuando los conductores de buses en japon protestaron, siguieron trabajando pero NO COBRARON pasaje. Eso perjudicó economicamente a la empresa pero sin pasar a llevar a las personas que necesitaban movilizarse.
    ¿Porque en vez de dejar a sus compañeros sin estudiar mejor siguen llendo a clases SIN pagar la mensualidad?. estoy segura que rapidito la universidad se pone las pilas con la solución. (no sé por qué sale esa foto… no soy yo)

  2. Bueno porque asumo basicamente que si en Japon o en chile no se cobra a un pasajero de bus, este no aumenta su deuda personal,no pasa nada, en cambio si las estudiantes dejan de pgar la mensualidad,claramente de auto endeudarian, al haber un compromiso de pago despues sumarian deuda e intereses , para que despues llegaran los cobros,bancos, procesos de cobro etc…osea…cero posibilidad la situacion del deudor/ persona en toma es TOTALMENTE DIFERENTE! Que onda el analisis? Dejar de pagar la U seria “ autocagarse” y meterse uno en el medio cacho…osea no…cero posibilidad.

    • No pagarle a la universidad no es lo mismo que dejar de pagarle el credito al banco si el estudio es 100% deuda. Hay gente que tiene que pagar todo o un porcentaje directo a las arcas universitarias.
      Ahora es un ejemplo, pero puede haber muchas mas formas mas creativas de presionar a la universidad sin joderte al projimo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.