POR LALA
El New York Times tituló: Beyoncé es más grande que Coachella. Y tiene razón. Lo que mostró Beyoncé está más allá del pop. Mientras en el público, un montón de celebridades se dedican a tomarse selfies y a promocionar a las marcas que los llevaron de viaje, en el escenario Beyoncé está haciendo historia.

Sí, no estoy exagerando. ¿Quién podría hoy estar al nivel coreográfico de Beyoncé? Nadie. ¿Quién puede montar un show con ese nivel de complejidad, con cerca de 100 personas en escena, y que todo salga perfecto (en vivo y para la transmisión televisiva? Muy, muy pocos. ¿Quién puede cantar con ese nivel y bailar como si no hubiera mañana? Nadie más que ella.

Y cantó con Jay-Z, con su hermana Solange, reunió a las Destiny’s Child y, básicamente, hizo lo que quiso. Y las elecciones no son casuales: la banda de trompetas y trombones, a la usanza de los equipos afroamericanos de fútbol americano, quienes tenían verdaderas batallas de música en el entretiempo. Beyoncé sabe dónde poner los acentos; su show también es político. “Gracias por permitirme ser la primera mujer negra en encabezar Coachella”, dijo. Si bien tiene muy pocos shows agendados este año (apenas un par en Estados Unidos), hace que verla valga totalmente la espera.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here