Let’s Plan
Village, la clásica tienda de regalos está de vuelta con 3 nuevos módulos de venta en Mall Plaza Vespucio, Plaza Egaña y Los Dominicos con una increíble variedad de pizarras, marcos de fotos, llaveros, peluches, cojines, tazas y vasos, bolsas y papel de regalos. Este sábado 7 de abril estarán presentes en la feria “Let’s Plan” en el Hotel NH Collection (la feria comienza a las 12:00 hrs y termina a las 20:00 hrs.), si quieres ser parte de esta experiencia llena de colores y texturas para los amantes de los planners y la papelería, te invitamos a participar por una entrada doble a la feria + un kit de productos Village. Para participar, deja un comentario contándonos tu mejor recuerdo con Village ¡y estarás participando! ¡Suerte!
UPDATE: CONCURSO CERRADO. Ganadora: Francisca Moyano. Felicidades! Nos contactamos vía mail..

12 COMENTARIOS

  1. Ir a comprar sobres y papeles de colères, los vendían de acuerdo a cuanto pesaban? No recuerdo bien, ha pasado mucho tiempo!!!

  2. Qué nostalgia…en mi época de colegio siempre compraba la infaltable tarjeta para los cumpleaños de mis amigas y para el día de la madre y los diarios de vida.

  3. Adoraba esta tienda…recuerdo que cuando estaba en 3ero basico comence a coleccionar esquelas, tenia miles y mi principal lugar de compra era village. Siempre iba por alguna libretita o sobres para mi coleccion que vendieran en la tienda, era fanatica de ellos. Tambien los lapices, las gomas de borrar, las tarjetas, los estuches de lata, los diarios de vida… Village fue mi tienda favorita durante toda mi infancia en los 90′ 🙂

  4. Parada obligada para comprar esquelas de personajes (para colecionar), y para conseguir luego de mucho rogar algun lapiz o gomita especial para el estuche.
    Ya mas grande HABIA que ir por las hojas y sobres de colores para mandar cartas, porque asi nos comunicabamos con las amigas que se iban a otra ciudad, por carta.
    Y obvio, el primero oso de peluche de regalo pal primer pololo, tambien era de Village.
    Pura nostalgia adolescente.

  5. Mi mejor recuerdo es el ir a comprar nuevas esquelas para poder competir e intercambiar con las compañeras de colegio. Pero también recuerdo cómo mi madre me llevaba a comprar tarjetas para enviar a los parientes y amigos en fechas como Navidad.

  6. Hace muuuuuchos años después del colegio fui al mall con una amiga y nos metimos a ver las cosas maravillosas de Village. Era una niña y en ese tiempo me gustaban los peluches, y en la tienda había un peluche muy tierno, con ojos tristes que si uno lo apretaba decía “I love you” <3. Para mi poder adquisitivo de colegiala el peluche era muy caro ($20.000 quizás), así que le comenté a mi amiga "un pololo debe estar muy enamorado para regalar eso". Tiempo después pasó que mi pololo del colegio me lo regaló!! (sin saber que me había gustado ese peluche) obvio que me dejó babeando por el. Han pasado más de 14 años, con ese pololo terminamos antes de salir del colegio, pero siempre me voy a acordar de ese peluche perrito de ojos tristes que decía "I love you".

  7. En los años 80s, Village tenía unos “posters” con unas bellísimas ilustraciones de Sarah Kay: eran todos diferentes y mostraban unas románticas niñitas en distintas tonalidades pastel.
    Yo estaba obsesionada con esos “posters” (ahora los llamarían “afiches”), por lo que recuerdo perfecto el momento en que fuimos todos en familia a comprar los famosos cuatro “posters” que formaban la colección, para ponerlos en mi pieza.
    Fuimos a esa tienda que Village tenía en calle Rancagua que, para mí, una niña de 11 años en plena pubertad, era como entrar a un mundo encantado, lleno de colores y texturas de ensueño. Qué días más felices!!!!

  8. Haaaay no pero que noticia más fantástica, amaba esa tienda! Me arrancaba del colegio para ir a la que estaba en el Apumanque a comprar papeles y sobres de colores, me obsesionaba con tener papeles de todos los colores y el sobre del mismo color para mandar cartas a mis amigas, quería completar el arcoiris!!! Muero de felicidad de saber que la tienda vuelve ahora! para que mis hijas puedan ir con esas mismas ganas a encontrar miles de cosas hermosas!

  9. Cuando estaba chica tenía un Village a un par de cuadras de mi colegio en Concepción, cada mes juntaba la mesada, vueltos y dinero que me daban familiares para “mi gran día del mes”: Pasar por Village y comprar los más lindos Esquelarios, sobres y lápices. Tengo más de 30 años,soy mamá y aún conservo mi colección y la de mi hermana como un tesoro 💕

  10. Mi mejor recuerdo era venir a Santiago desde Iquique todos los años para vacaciones de invierno y entrar a una tienda Village y alucinar con todas las cosas que vendían y quererlas todas pero no comprar ninguna porque tenía como 9 o 10 años y obviamente no tenía plata pa comprarlas yo sola. Mis papás me dejaban llevar solo una cosa y era el tesoro más preciado, aunque fuera una tonterita como una goma para borrar tierna. Lo primero que hacía al volver a clases era mostrarle a mis amiguitas lo que había comprado en Village y todas suspiraban admirando lo obtenido. Para mi, que me crié allá, entrar a Village era como un sueño, por lo menos las niñas que vivían aquí tenían la posibilidad de ir cuando quisieran, para nosotras no.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.