momentos
POR CATALINA
Nos conocimos en momentos muy diferentes de la vida. Yo venía saliendo de una larga relación que terminó de una manera muy triste. Necesitaba tiempo para sanarme, y también para reencontrarme. Vivimos juntos muchos años, fueron muchos viajes, momentos compartidos, discusiones. Cosas buenas y otras no tanto, como creo que son todas las relaciones. Él terminó porque sentía que ya no era lo mismo. A mí me costó aceptarlo, creo que no vi las señales –o las vi pero me hice la loca– y, aunque sentía que las cosas no eran como antes, nunca me imaginé teniendo que empezar de nuevo.

Y ha sido difícil. Mucho. Me estoy apoyando mucho en mis amigas, en mi familia. Me dedico a mi trabajo, hago deportes. Y de repente conocí alguien nuevo, gracias a unos amigos en común. Él se había separado hace un tiempo y tenía ganas de tener algo serio, de proyectarse, incluso armar una familia. Yo lo sentía como demasiada presión. Él necesitaba alguien que pudiera darle tiempo, y yo era feliz viéndolo un par de veces por semana y ya. En palabras simples, él me estaba pidiendo algo que en ese momento no le podía dar. Nos queríamos, sí. Lo pasábamos bien, muy bien. Conoció a mis amigos, yo conocí a los suyos. Todo andaba en relativa calma, pero siempre estaba ese fantasma del “necesito más” y el “no puedo”.

Creo que terminar una relación y vivir el duelo requieren harto empuje personal. Es fácil hundirse y caer en la victimización. Sentirme la pobrecita. Y sí, me sentí miserable, fui a terapia, pero aquí estoy en plena etapa de reconstrucción. Él no se rinde, pero yo no tengo energía para dedicarle a una nueva relación. No por el momento. Y me da harta pena porque él es un buen tipo, pero no es suficiente. Qué ganas de habernos conocido en otro momento, cuando no tenía problemas en embarcarme en un proyecto así, aunque no tuviera ninguna certeza. Quizás nos reencontremos en otro momento, quién sabe. Quizás nuestro momento fue lo que fue y ya está. Mientras tanto, pongo el esfuerzo en estar bien, que es lo más importante. ¿Han vivido una situación similar? ¿Cómo lo superaron?

*Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

unsplash-logoRyan Holloway

4 COMENTARIOS

  1. Te gusta mucho pero no lo quieres, si fuera amor-amor de verdad ni te pensarías la idea de proyectarte, sería lo natural.
    Hazle caso a tu guata y no te amarres en una relacion en la que realmente no quieres.

  2. sencillo, no lo amas, pienso que cuando hay que proyectarse con alguien, armar familia, no hay que tener ninguna duda, si existe aunque sea sólo una duda, lo mejor es dejar esa relación.
    como dice la amiga arriba, hazle caso a tu guata

  3. Estoy en la misma etapa que tú, aunque yo no me he embalado con nadie…he tenido un par de ondas, piolas,relajadas y que incluso han durado pero nada mas, me psa igual que tú, terminé agotada y siento que no tengo energia para embarcarme en algo amoroso-serio aún, a pesar de que es lo que quiero pero para mas adelante, cuando esté lista….porque pienso en estar en pareja otra vez y me agoto…y eso que llevo un año y algo sola ….en fin, creo que hay que tomarse todo el tiempo necesario para sanar, reconstruirse y descansar…antes comencé relaciones sin haber sanado completamente y no lo recomiendo, por eso ahora estoy viviendo esta etapa a concho…primero uno y sus peocesos personales; definitivamente.

  4. Me pasó ene con un ex pololo, ibamos y veniamos en onda nada serio por 8 años (cuando yo terminaba o él terminaba alguna relación), siempre nos dabamos “esa oportunidad”, lamentablemente nunca la vida nos pillo en un mismo momento, era o yo o él quien no quería nada serio en diferentes momentos, y sí, me atrevo a decir que nos amamos, y caleta, la única forma que encontré para saber si la vida nos quería juntos, fue apoyarlo cuando se fue de Chile y quien sabe, quizás nos volvamos a encontrar y en esa oportunidad si será nuestro momento.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here