POR LILA
Tengo una plantita de albahaca en mi terraza que le dio sabor a mis comidas durante todo el verano. Mi mamá tiene un naranjo que está listo para dar esas magníficas naranjas dulces (¡muy dulces!) y sin pepas. Siempre alguien tiene una huertita, algo más elaborado, un árbol que heredó de los antiguos moradores de la casa. Y en otoño hay que tomar precauciones extras con nuestro jardín porque hace más frío y tenemos menos horas de luz.

Lo primero que hay que hacer es cosechar lo que quedó del verano. Y, ¿qué hacer con todo lo que conseguimos? Carmen Gloria Pizarro, ingeniera agrónoma y secretaria de estudios de Agronomía de la U. Del Pacífico, explica que “en muchos jardines hay uvas de mesa, ciruelas, membrillos, quizás los últimos tomates y ajíes. Algunas de ellas se pueden mantener en cajas, resguardadas en un lugar fresco y alejadas de la luz, o pueden ser preparadas en conservas o encurtidos para los próximos meses más fríos”, y entrega algunos interesantes tips:

    • Recoger las hojas muertas y fruta descompuesta o en vías de descomposición. Este contenido es valiosísimo, pero en esta etapa puede contaminar el cultivo con plagas. Se puede compostar en otro espacio, o bien enterrarlo a unos 30 cms de profundidad para aprovechar todas sus propiedades.
    • Proteger el cuello o pie de la planta, evitando que reciba demasiada agua (porque se vuelve vulnerable frente a enfermedades y plagas).
    • Si se van a plantar árboles frutales, hacerlo lo antes posible, evitando las épocas más frías. Esto corre para árboles frutales como cítricos o paltos, plantas de temporada como arbustos y árboles, etc.
    • En cuanto a las flores, es tiempo de escoger aquellas que pueden secarse, como la lavanda y la manzanilla.  Además, a partir de todas aquellas especies que esperan que su semilla madure, se pueden recoger para posteriormente realizar la siembra en primavera, es el caso del perejil o acelga, el alhelí,  tagete, marigold o clavelón chino.
    • Las primeras heladas son la temporada perfecta para flores como los tulipanes. ¡Me aventuré un año y lo conseguí!

¿Y qué pasa con las plantas que tenemos en maceteros? La experta señala que lo mejor sería añadir fertilizante diluido en agua al momento de regar, limpiar a fondo las hojas secas, ramas y otros, y preparar la tierra si habrá siembra en invierno.

Y para quienes quieren sembrar pasto, el otoño es el mejor momento. Lo mismo si se quiere reemplazar el pasto que está en malas condiciones.

Photo 1 by Neslihan Gunaydin on Unsplash

Photo 2 by Maarten van den Heuvel on Unsplash

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.