POR Lala

No exagero. La primera vez que vi un video de las esculturas/máquinas/criaturas de Theo Jansen sentí una extraña emoción, algo inexplicable, una sensación de desolación absoluta, y a la vez de indefensión, de nostalgia, y de ser parte muy pequeñita en un mundo enorme. Era un video de sus creaciones, las Strandbeest, sus criaturas de plástico (tubos, botellas) y amarras que se movían con fluidez por las playas de Holanda. Parecían tener vida propia, parecían querer escapar de algo. Y en el fondo sí lo hacían, escapaban del daño que la humanidad le está haciendo al planeta, ya que Jansen creó su primera ‘bestia’ con el objetivo de generar conciencia sobre el calentamiento global y la subida del mar, lo que cambiaría inevitablemente el equilibrio ecológico de las costas.

Eso fue en 1990. Desde entonces, Jansen ha construido cerca de 40 de estas maravillosas estructuras que deambulan entre el arte, la ciencia y la tecnología. Y no es casual esta mezcla considerando que Jansen estudió física y también arte. Para él, la barrera entre ambas disciplinas es sólo imaginaria.

La muestra se podrá visitar del 14 de abril al 1 de julio en el Centro Nacional de Arte Contemporáneo de Cerrillos. Hasta ahí llegarán nueve de estas maravillosas criaturas, de las cuales dos se podrán ver en todo su esplendor, moviéndose por la explanada del lugar. Además, Theo Jansen dictará una charla magistral el 12 de abril en el GAM (que se transmitirá vía streaming). Las entradas para la conferencia son gratuitas y se podrán retirar desde el 05 de abril en el GAM.

La entrada a esta muestra es gratuita, y podemos verla en Santiago gracias a la Fundación Mar Adentro y el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Inscripciones para visitar guiadas (grupos) aquí.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.