tatuaje
por Laura
A veces una hace locuras por amor. No hablo de locuras como el tipo que se tiró al Mapocho a pedirle a Katy que volviera, porque eso es psicopatía a todas luces. Hablo de tomar un bus, un taxi, un avión, a horas o momentos imprevistos sólo para sorprender al otro, o cosas así. Tatuarse el nombre -o hasta el retrato- de tu pareja puede entrar en el concepto de locura momentánea, sobre todo si después esa relación termina.

Nunca superaré el Winona Forever que quedó reducido a un indecente Wino Forever. Más allá de lo desagradable o fome que puede ser mirar en tu cuerpo el nombre de tu ex, quedé muy sorprendida cuando vi que entre los tatuadores corría el mito de la “maldición del tatuaje”, en la que aseguran que la gran mayoría vuelve antes de los tres meses para tratar de arreglar, borrar o cubrir el tatuaje.

Daniela Cortés, conocida como Lala en el mundo del tatuaje y que será parte de la Comic INK 2018, cuenta que los tatuadores tratan de convencer a las parejas que se hagan diseños más neutros, que los identifiquen pero por separado. “Tenemos la experiencia de que la mayoría de las parejas se separa tras la decisión de hacerse un tatuaje en conjunto y borrar un tatuaje puede ser muy desagradable, ya que son por lo menos tres sesiones de láser. La otra opción es taparlo, realizando otro diseño sobre el que ya existe. Por eso tratamos de persuadir para que después no se arrepientan y porque creemos que ya es casi de mala suerte querer tatuar su amor”.

Creo que dentro de las formas de demostrarle a mi pareja lo mucho que lo quiero, no estaría jamás tatuarme su nombre o las iniciales. Sí había pensado -lo reconozco- en tatuarme algo simbólico, pero que a vista de otros puede ser un diseño cualquiera, nada que alguien pudiera relacionar con él. Quizás ahora deba recapacitar. ¿Qué opinan?

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

Foto: Elizabeth Tsung

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here