por Lala
Una de las dudas que nos surgió tras la promulgación del aborto en 3 causales fue cómo se implementaría, sobre todo considerando que organismos como la Universidad Católica pretendía que en sus hospitales y clínicas no se llevaran a cabo este procedimiento, a pesar de los convenios vigentes con el Ministerio. Pues bien, esta semana se hizo pública la normativa, bajo el nombre de “Norma Técnica de Acompañamiento y Atención Integral” para la interrupción voluntaria del embarazo en 3 causales: riesgo de vida de la madre, inviabilidad fetal y violación (Ley 21.030); y explica los procedimientos, el programa de acompañamiento, la forma y métodos.

El proceso será más o menos así. Los servicios primarios de atención (consultorios, urgencias, centros comunitarios y rurales, etc.) sólo podrán derivar a centros de especialidad en un plazo de 24 horas. Serán estos centros (hospitales, clínicas) los encargados de llevar a cabo el procedimiento, a menos que sea de mayor complejidad. En ese caso los encargados serán los centros de Alto Riesgo Obstétrico. Sin importar el motivo de la decisión, el acompañamiento será clave.

En el caso de la violación, el protocolo busca evitar la revictimización y la estigmatización, por lo que el caso debe mantener se confidencialidad. Además, si la mujer es adulta, la primera declaración que realice – si así lo decide – puede ser utilizada en los procesos posteriores para evitar repetir una y otra vez su denuncia. En el caso de las menores de 14 años, no habrá relato porque la violación está dada por definición legal. En los casos de ser menores de edad, la fiscalía puede activar un proceso judicial, y se tomarán muestras del feto para perseguir al violador/res. En el caso de las mayores de 18 años, no es obligación denunciar y no se hará un proceso paralelo si no existe denuncia previa de ella o de un tercero. Además, la mujer será sometida a una ecografía, pero podrá elegir si ver y escuchar o no, cuidando de no afectar aún más su estado emocional. Asimismo, la normativa explica que el equipo médico debe ser comprensivo, no solicitar más información y no juzgar (pareciera obvio, pero ya sabemos que no lo es).

Por otro lado, el protocolo establece que un equipo le explicará a la mujer cuáles son sus alternativas y apoyos que recibirá en cada caso, es decir, si quiere interrumpir el embarazo, continuarlo y quedarse con el hijo, o darlo en adopción.

En el Colegio Médico hay un poco de temor, ya que la normativa se comenzará a implementar en el siguiente gobierno y, bien sabemos, aunque dijeron que no tratarían de eliminarla o cambiarla, la quieren “mejorar”. Habrá que ver cómo se implementa y estaremos atentas para no retroceder.

Fuente: La Tercera

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here