La forma del agua
por Mariana y punto
No sé muy bien qué fue lo que me llevó a querer ver en el cine La forma del agua, la última película de Guillermo del Toro. Quizás fue porque vi un pedacito del tráiler y me cautivó el aura ameliesca con el color verde, el entorno anticuado y una apestosamente adorable Sally Hawkins de protagonista. O quizás fue porque era una oportunidad de ver algo de Guillermo del Toro, en pantalla grande, que no implicara asustarme.

Los comentarios que la destrozaban me hicieron cuestionarme un poco las ganas que tenía de ver esta película; sabía que no era el tipo de película que me gusta, pero seguí sintiendo el impulso de verla en el cine.

La vi y comprobé que los detractores tenían razón: el argumento es demasiado simple, las imágenes demasiado fantasiosas y los sentimientos injustificadamente exagerados. Una bella y la bestia más, decían.

Pero, tal como la protagonista cuando se siente extrañamente atraída hacia ese monstruo desconocido, yo abandoné mis prejuicios y amargura, y me dejé querer por la película. Me encanté con las historias de amistad, sonreí con los momentos de humor, odié a los malos, lloré de pena y de emoción.

No sé si la recomendaría, pero reconozco que la disfruté, y que salí de verla con un sentimiento muy parecido al que tengo cuando veo películas que me gustan mucho: un poco triste y a la vez riéndome sola, pensando en que hay pocos momentos tan bacanes en la vida como cuando sales del cine caminando en un limbo imaginario entre la fantasía y la realidad.

Acá puedes revisar los horarios para verla en cines Hoyts.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

1 COMENTARIO

  1. Yo la amé!
    Porque hasta la banda sonora es mágica y te envuelve.
    Puede que no sea un película profunda, ni con un super libreto ni sea la trama mas original… pero entretiene, envuelve y sobre todo, tal como dice Mariana, hace que uno se deje querer y salga feliz de la sala de cine ^^

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.