por @patyleiva, lettering Eleonora Aldea Pardo
Los éxitos no paran, ahora, Una mujer fantástica ganó el premio Goya como mejor película iberoamericana. Con esto se convierte en la cuarta película chilena en recibir este reconocimiento. La frontera de Ricardo Larraín (1990), La buena vida (2008) de Andrés Wood y La vida de los peces (2010) de Matías Bize fueron las anteriores.

El panorama se ve bien encaminado para el Oscar, yo le tengo mucha fe. La película ha adquirido notoriedad en el mundo por su temática y por su protagonista, Daniela Vega, además de contar con una preciosa fotografía y un guión muy bien armado. Una mujer fantástica habla del amor sin derechos, de la sociedad y sus trabas, del prejuicio y de la desigualdad, todo por el hilo conductor de Marina, la mujer fantástica. A través de ella pasamos por todos esos sentimientos en escenarios reales y surreales, idílicos y fatales bajo una dirección de arte impecable y la elección de una banda sonora finísima, que va desde el canto lírico hasta la más bella canción de despedida de The Alan Parsons Project, “Time”.

Me gusta como camina Marina, como mira, estoica, pese a la pena, pese al dolor, siempre erguida. Casi adivinamos sus sentimientos porque no están reflejados en su rostro, pero empatizamos con ella, nos traspasa sus necesidades y su búsqueda, manejada magistralmente por Lelio con una mezcla de suspenso y fantasía únicas que hacen de esta película una obra inolvidable.

Daniela vega comentaba en una entrevista que dio junto a Pancho Reyes en Séptimo Vicio, que Marina era fantasiosa, por eso era fantástica. Que se daba el lujo de fantasear, de ver a Orlando entre la multitud de una disco sin temer estar loca, y que ambos, Marina y Orlando inventan su mundo de fantasía si se quiere, lleno de plantas, una perra, cenas de cumpleaños y paseos idílicos que, aunque no todos se cumplen, los hicieron felices. Me gustó mucho el tema de permitirse la fantasía, y además de eso, ver esta entrevista en la que invitan al público a ver la película en el cien en su primer estreno, para asegurar así seguir meas días en cartelera. No sabían hace un año que estarían en la primera fila del cine mundial, en la pelea del Oscar, con un Fénix, Berlín, Lima, La Habana, San Sebastián y Goya en la mano. Qué lindos tiempos venían.

“Rebeldía, resistencia y amor” fueron las tres palabras que Daniela dijo con la elegancia y claridad que la caracterizan después del agradecimiento de Sebastián Lelio al premio Goya, una bella síntesis para aplicar a toda lucha.

Si aun no has visto Una mujer fantástica, puedes hacerlo en el Cine arte Normandie y en Cine Hoyts la Reina

1 COMENTARIO

  1. Me gusta como camina Marina, como mira, estoica, pese a la pena, pese al dolor, siempre erguida. Casi adivinamos sus sentimientos porque no están reflejados en su rostro, pero empatizamos con ella, nos traspasa sus necesidades y su búsqueda, manejada magistralmente por Lelio con una mezcla de suspenso y fantasía únicas que hacen de esta película una obra inolvidable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.