Región Metropolitana
por VegacontrerasCaro, foto: @carodu
Cada vez que cuento que solía vivir en una tranquila comuna de la Quinta región, donde desde cualquier punto podía ver el mar y que incluso desde la última morada que tuve podía a lo lejos percibir los movimientos de las olas, me miran con cara de impacto y dicen “¡pero que rayos haces aquí, donde todo es cemento, aire sucio y gente estresada!”

Actualmente vivo en una comuna de la zona sur poniente de Santiago, donde la mayoría de mis vecinos son adultos mayores, se puede caminar por la calle principal con tranquilidad, las personas son amables y se conocen, algunos viven 60 años ahí y han visto nacer hijos, nietos y bisnietos. Desde la calle principal de mi sector puedo tomar micros que acercan a metros (ahora nuestra comuna tiene metro!!) así que se puede decir que desde donde estoy es fácil llegar a cualquier punto de la región. Para mi el tema tiempos esta asumido, no lo veo como un problema en absoluto.

Los parques gratuitos de la región son preciosos, mi favorito por cercanía es Parque Bicentenario en Cerrillos, mi favorito por cercanía a biblioteca (de Santiago) y museos es Parque Quinta Normal y mi favorito porque hay helados exquisitos cerca (Emporio La Rosa) es el Parque Forestal.

Lejos mi lugar mega  favorito de la región es la Biblioteca de Santiago, tiene toda clase de libros en salas divididas por edades e intereses, hacen talleres durante todo el año y es asi mismo amigable para toda la familia, cuentan con mudadores, accesos para sillas de rueda y ascensor….a y aire acondicionado asi que resulta un buen refugio para el calor.

Algo que también captó mi atención al llegar fue lo bello del arte callejero, un claro ejemplo es el Museo a cielo abierto en San Miguel, aunque también se pueden apreciar muestras de arte callejero caminando por Lo espejo y Pedro Aguirre Cerda.

A fin de cuentas, si junto todos los pequeños detalles que me encantan de la región metropolitana son bastantes, el frío invierno, el calor veraniego, la gente estresada y así varias cosas van perdiendo peso si me fijo en lo más positivo. Lo único que le pondría es un poco de mar y con eso sería para mi el lugar perfecto.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

6 COMENTARIOS

  1. Soy nacida y criada en Shago City. Creo que soy la quinta o sexta generación desde el asentamiento. He visitado gran parte del país, pero no cambio la capital.
    Sólo una acotación, muchos compatriotas critican despectivamente la personalidad y actitud del santiaguino; indolente, centralista, egoísta, quejumbrosos, indiferentes, agresivos, etc. etc., y me he dado cuenta que, yo siendo todo lo contrario, las personas que más han adoptado ese comportamiento, lamentablemente, son las que han llegado de otras regiones.
    Sin querer hacer una controversia al respecto, no podía dejar pasar mi punto de vista.
    Saludos y Japi Niu Yiar 😉

    • Creo que tienes razón, debe ser porque la mayoría de las personas de regiones que llegan a Stgo vienen por trabajo y no con muy buena actitud ni disposición.Entiendo que igual el cambio es fuerte, pero en general los chilenos somos muy buenos para ver lo negativo y quejarnos de todo (es cosa de ver la tele jajajjaja) ojalá de a poco las percepciones vayan cambiando.

  2. Mi familia es del norte, pero crecí en Santiago y me encanta. Por trabajo y por placer he tenido la oportunidad de viajar por muchas ciudades de Chile desde muy chica, y también algunas del extranjero, algunas extremadamente distintas entre sí, y aún así me gusta nuestra capital. Hay personas diversas, parques muy lindos, museos y actividades culturales para regodiarse, cocina de todo tipo, arquitectura bacán, entre otras cosas que me agradan. Los barrios comerciales y más visitados no son especialmente bonitos, pero en Santiago hay muchísimo más que eso. Lo mejor es que hay buena conectividad y se puede llegar a cualquier lado en auto o transporte público. Incluso largarse a la playa, no implica tanto tiempo. En Santiago vivo en lugar que en más de una ocasión lo han pintado en la tele como un barrio donde pasan tragedias, y a mí, en más de 10 años, nunca me ha pasado nada ni he sentido miedo…ni andando con cosas costosas, ni llegando super tarde a pie, sola.
    Al ver las noticias pareciera que es una ciudad extremadamente insegura y poco amable, pero no es tan así. Al visitar otras capitales me he dado cuenta que nuestra realidad es bastante buena. Las micros se demoran el mismo tiempo en trayectos similares ( me niego a usar auto donde puede llegar la micro, así que varias veces me toca cruzar la ciudad de lado a lado), igual hay robos, tacos, etc. La diferencia es la actitud frente al día a día. En Tokyo por ejemplo, en el metro a hora punta la gente se acomoda naturalmente como en un juego Tetris, por respeto al otro y para usar eficientemente el espacio. Acá podríamos acomodarnos igual, pero la gente empuja, reclama en voz alta sin dirigirse a nadie en particular, mira feo o murmura esperando que adivinen sus pensamientos. Y esas pachotadas invaden el espacio del otro que quizás iba apretado, pero feliz pensando en otra cosa.
    Es cierto que a menudo molesta el egoísmo que se percibe en la gente, que es poco tolerante y agresiva en las calles, pero me parece que en regiones se vive de forma parecida, sólo que sin ritmo acelerado. Sobre todo en el sur, la gente es poco respuetuosa y solidaria con la otra gente. Siempre critican la vida en otra partes, que los santiaguinos, que los vecinos, que los apellidos, que los extranjeros, etc.

  3. No me gusta Santiago y lamento que mucha gente deba irse a la capital por oportunidades laborales. Tal vez si no estuviera taan repleta sería más agradable.

    Yo no cambio el verde de mi ciudad y estar a 10 minutos del mar. Y poder irme caminado a todas partes.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here