por Cali
No todo es risas en la amistad. Ojalá la vida lo fuera, pero tampoco, y como las amigas son la familia que elegimos, es deber de las amigas –de las buenas amigas– apañar cuando alguna de ellas pasa por un mal momento, pero puede ser que a veces no sepamos qué hacer para ayudarla a estar mejor.

Personalmente, creo que lo más importante es estar presente, no desaparecer porque “no sabemos qué hacer”. A veces sólo hay que estar ahí y las circunstancias te irán dando ideas de cómo ayudar. He escuchado muchas veces a gente que dice: “no la llamé porque no sabía qué decirle” o “no quise molestarla”, pero yo creo que hay que intentarlo y de alguna manera hacernos cargo de nuestra declarada amistad. Es verdad que a veces la gente no quiere hablar, pero no podemos rendirnos sin intentarlo, porque seguramente hablar contigo o simplemente verte le hará bien en uno u otro nivel.

Hay amigas que tienen mucha personalidad y te dicen la dura y te ayudan a tomar decisiones, y agradezco infinitamente por tenerlas, pero creo que yo no soy exactamente así (porque no me encuentro tan sabia básicamente). Mi camino va más por la compañía, por el escuchar, por estar y quizás ayudar con cosas prácticas (que vaya que sirve) y por intentar levantar el ánimo en ese mal momento.

Una amiga pasó por un rompimiento muy doloroso y no quería nada, pero yo no podía dejarla sola. Insistí y la fui a ver, insistí y logré que salieramos a distraernos, insistí y creo que si no lo hubiera hecho, la recuperación habría sido más lenta, o al menos, más solitaria. Y la soledad sumada a una cabeza que le da vueltas y vueltas a lo que pasó, no suelen ser lo ideal para recuperarse y seguir adelante. Por supuesto también hay que darse el tiempo para escuchar, para la autocritica si fuera necesario, no es evasión solamente, es ayudar a salir adelante.

Hice una lista de 10 formas de acompañar a una amiga cuando pasa por un mal momento, agrega las que quieras:

– No dejes que pase mucho tiempo sin verse o hablar. Lo que te dicen de chica es cierto: hay que regar la plantita de la amistad. Incluso si no le pasa nada malo, porque no sabes que onda su vida simplemente. ¿Cómo sabrás si algo bueno o malo pasó?

– Si está mal, ofrécele ir a verla y llévale algo rico para animarla.

– Invitala a salir y acepta un no por respuesta. Insiste hasta que ella esté preparada.

– Ofrécele hacer un trámite, una compra, un encargo, algo que le alivie un poco.

– Si está convaleciente en la casa, anda a verla y ayuda en cosas de la casa.

– Si tuvo guagua, anda a verla cuando ella te diga y ayúdale con la guagua mientras ella se ducha, por ejemplo. Lo más probable es que esté agotada.

– Si está en la clínica anda a verla un rato corto, llévale un libro o una revista, seguro se alegrará de verte.

– Si se le muere un familiar, anda al velorio o al funeral. Ver tu cara ahí le dará aunque sea un segundo de alegría, se sentirá querida y acompañada y nunca olvidará que estuviste ahí para ella.

– Si terminó con un pololo malo, escúchala y apoyada pero evita alimentar la ira o las especulaciones, enfócate en hacerla sentir mejor.

– No la abandones por no saber qué hacer. Sólo debes recordarle que estás ahí.

También te puede interesar: ¿Qué contestar cuando te preguntan “cómo estás”?; ¿Por qué me cuesta abrirme con mis amigas?; Conversar telepáticamente con mi mejor amiga; Te invitamos a escribir en Zancada, lo que conversas con amigas; La alegría de mantener amigas en la distancia; Terminé con mi mejor amiga; Te lo estoy contando a ti, no a tu pareja; ¿Cómo es que he tenido la misma mejor amiga por dos décadas?; Lo bueno de las diferencias de edad entre amigas.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

rawpixel.com

7 COMENTARIOS

  1. Una amiga está en una relación super violenta, el tipo es egocéntrico y celoso, lo fome es que ella está esperando guagua de él…o sea, aunque terminen, el vínculo jamás se romperá. A veces me da ganas de decirle que el weón vale callampa y que lo deje definitivamente…pero es mejor no alimentar el odio. Sino que nos dedicamos a apoyarla, decirle que debe estar tranquila por su guagua.

    Yo no encuentro que sean obviedades las escritas, porque muchas veces las amigas te tiran mala onda o tratan de decirte lo que hacer…cuando lo que uno necesita solo es ser escuchada.

    • Yo estoy pasando un pésimo momento, mal, mal, muy mal. Y soy de pocas amigas, poquisimas, sólo dos: una de ellas no me habla hace meses porque fue abuela (cuando nació su nieto la llamé para felicitarla y me dihjo “te llamo luego” y desde ahi no hablo con ella) y la otra estaba muy cansada cuando le pedi que viniera a verme porque estaba mal.
      Lo que dice el post no es una obviedad: es lo que debería hacer una amiga de verdad.
      A veces es tan profundo el dolor que no tienes fuerzas siquiera para pedir ayuda.
      Eso.

  2. Siempre he encontrado que esas frases de “le estoy dando espacio” “respeto su silencio” o ” no quería molestarla”, es sólo el reflejo de una actitud cómoda ante los problemas ajenos. Si alguien realmente te importa, intentas hablar y si esa persona te pide espacio, ahí te alejas.

  3. Han pasado muchos años y siempre recuerdo con cariño la presencia y compañía de mi amiga Consuelo. Las amigas no quitan el dolor pero pucha que ayudan a sobrellevarlo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here