por daria
Anoche se realizó una nueva entrega de los Golden Globes y, como siempre en estas premiaciones, lo principal solía ser (además de los ganadores) la moda, lo que cada actriz usara, el famoso who are you wearing.

Era así para nosotras, para la prensa, para casi todo el mundo, pero los premios de anoche fueron distintos. Por primera vez hubo algo más de qué hablar aparte del anillo que te prestó x marca o del entretenido viaje promocional de la película nominada. Por eso, esta vez no habrá post de las mejor vestidas, sino una recopilación de las frases y hechos más destacados en la nueva etapa que comienza, una donde las mujeres se unen, se apoyan, y juntas empujan para avanzar hacia una sociedad equitativa:

– Todo empezó con Times Up, la campaña que organizó Reese Witherspoon que no sólo hizo que las actrices usaran negro anoche a modo de protesta por los abusos contra las mujeres, sino que logró reunir más de 15 millones de dólares para asesorar legalmente a mujeres víctimas.

– El discurso de Oprah vale la pena escucharlo. Recibió un premio por su trayectoria y sus palabras tienen más autoridad y sentido que nunca porque Oprah luchó no sólo contra las dificultades a las que se enfrenta cualquier mujer que quiere llegar a espacios de poder comúnmente manejados por hombres, sino también se enfrentó a las dificultades de la raza. Si las mujeres en general la tenemos difícil, una mujer afrodescendiente lo tiene el doble.

– Aquí uno de los puntos bajos: ninguno de los hombres ganadores mencionaron siquiera una frase sobre la campaña Times Up, o sobre los abusos que sufren las mujeres diariamente. Muchos esperaban que Alexander Skarksgaard, que en Big Little Lies interpreta precisamente a un marido golpeador, dijera algo, pero no pasó. Los hombres sólo usaron el pin de la campaña. Eso sólo demuestra que hay que seguir trabajando aquí y en Hollywood.

– Debra Messing se comió con papas al canal E!: mientras la entrevistaba Giuliana Rancic, Messing dijo que lamentó que el canal no creyera en la equidad de salario entre hombres y mujeres. Lo dijo sin tapujos (como hay que decir estas cosas), en vivo, en el canal donde hasta hace poco trabajaba Catt Sadler, quien llevaba diez años trabajando en E! y animaba un programa junto a Jason Kennedy. Sadler renunció hace algunas semanas porque se enteró que ganaba menos que su colega, siendo que ambos hacían el mismo trabajo.

– Otro punto bajo: todos los nominados a mejor director eran hombres (y existían muy buenas candidatas directoras a ser nominadas también, como Greta Gerwig por Ladybird). Natalie Portman, la encargada de anunciar a los candidatos, usó su momento y dijo: “estos son todos los candidatos hombres”.

– Post premios he visto comentarios criticando que “todos sabían” cómo era Harvey Weinstein, pero ahora levantan la campaña. Bueno, creo que eso es perder el punto. Lo que importa es que esto comenzó y ya no hay cómo pararlo. Nos dirán exageradas, “feminazis”, etc, pero lo que está ocurriendo aquí es un cambio de paradigma, de comportamientos mínimos que la sociedad debe tener hacia un grupo de personas en particular, del respeto que comenzaremos a exigir sin condición.
Denzel Washington lo dijo mejor anoche: “Hoy es importante, pero más importante es seguir avanzando. Es importante ver qué pasará en un año más. Eso requiere mucho esfuerzo y un movimiento que produzca cambios reales en las leyes, en las reglas de comportamiento”.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.