regla
por Cala
Una semana antes de que me llegue la regla tengo tanta hambre que me refiero a esta como mi “hambre de brontosaurio”, o sea me comería lo que fuese y es mi mayor hambre hasta ahora identificada.

Además del hambre viene, inmediatamente cuando se acabó la última pastilla, una hinchazón que va en aumento a medida que pasan los días, me siento tan hinchada que me refiero a mí misma como un manatí con retención de líquidos, tanto es así que hay ropa que no me pongo cuando estoy con la regla, porque literalmente no me entra.

¡A esto le sumo el aumento repentino de mis pechugas, las cuales también tienen un sostén especial para que entren! (¡porque ya soy pechugona y con esto es too much!).

Tengo una necesidad tremenda de estar en posición fetal abrazando una almohada y me baja el amor más profundo por mi pololo, a quien le tuve que explicar que con la regla me pongo tan regalona como un perezoso en un día de sueño.

Esta imagen de Planet Prudence me representa a la perfección.

No es de mis cosas favoritas estar con la regla (o luna), me la banco porque es parte de un proceso que, pese a que está alterado por pastillas, creo que es natural y necesario, pero en general no me gusta mucho porque mi cuerpo está en otro estado, me cuesta más concentrarme, me siento rara y a veces me gustaría quedarme en la horizontalidad todo el día.

Mi síndrome de regla entre el pre, con y post es de una semana, no es mucho, pero es suficiente, me encantaría que fuesen 3 días o mejor 1, pero bueno…

Lo que sí les quiero decir, es que desde que empecé a usar la copita mi vida cambió y me hice más amiga de la regla (antes todas las toallitas y tampax me daban alergia ¡y eso era terrible!), la entendí un poco más y me ha ayudado a vivir y comprender más el proceso de menstruar.

¿Y ustedes? ¿Amor, odio o indiferencia?​​​

También te puede interesar: El nuevo amor de mi vida: mi copa menstrual; La copita menstrual, la regla y el tabú; Copas menstruales, una alternativa a la vieja toallita; La menstruación en los comerciales: Libresse y la sangre; Hablemos de ropa y menstruación; SPM: Soy una afectada; Nomenclaturas menstruales; Sexo en “esos días” del mes; Menstruar o no, he ahí la cuestión; Cuando te llega primera regla; El dilema del sexo casual y la regla; ¿Cómo sería si la regla llegara una sola vez al año?; Mi talla de ropa es un mix imposible; Sostenes: una relación amor/odio.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

unsplash-logoVladislav Muslakov

9 COMENTARIOS

  1. A mi me pasa parecido, solo le sumo las jaquecas post que me cargaban..pero una doc amiga me comentó que se debe a la retención de líquidos y que el predual tiene un componente diurético, entonces después de mi ultima pastilla empiezo a tomar predual y los síntomas bajan bastante, los físicos al menos!

  2. Y pensar que alega x una semana… a mi la regla me dura 14 dias…. vivia con anemia…me puse la T mirena con la esperanza de que me la acortara y ahora en vez de ser una catarata de 14 dias es un goteo permanente los mismos 14 dias… y no hay nada anormal en mis examenes.. solo la mala suerte de estar en el extremo de la campana de gauss

  3. Yo estoy usando la copita hace poco y también estoy muy satisfecha! Una amiga me terminó de convencer, pero la verdad es que la primera vez se siente muy incómodo y uno como que se arrepiente, pero después cuando uno aprende bien a usarla, no se siente nada!! Además que es más limpio con el medioambiente, y seguro que también con uno mismo. Me sentí muy identificada con este post! Saludos!

  4. Hasta los 30 las reglas las viví con indiferencia. sentía dolores, pero salvo uno que otro más fuerte, no tenían grandes consecuencias. Pero pasada esa edad empezaron los cambios anímicos. Los días previos y mientras estoy con la regla, me pongo en un estado de letargo. Es terrible porque me pongo triste o me frustro por cosas pequeñas…hasta que me acuerdo que es por estar menstruando.
    Hace años que estoy pareja, pero no tomo pastillas. Así que veo que son los cambios hormonales naturales, en su máxima expresión. Lo bueno, es que para esos día también tengo la copita. Es tan discreta y limpia que uno se olvida que la tiene puesta y que anda con la regla. Nunca tuve dramas con las toallitas ni los tampones, pero al empezar con la copita mi mundo cambió. Es lo más cómodo que hay.

    Pasando a otro tema. Concuerdo con otras opiniones…qué onda estos posts mal redactados, sin coherencia y aburridos. Dejo mi comentario porque el tema de la regla es muy cercano como para no tener algo que decir, pero me da lata que se le de espacio a algo mal escrito. Cada día me inclino más por sacar a Zancada del feed…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.