por Romi
Siempre dicen que lo que uno haga la noche del año nuevo marcará cómo será tu año. Por eso uno agarra maletas para viajar, se guarda plata en los bolsillos para la prosperidad, y cuanta tradición y cábala exister.

Lo empecé a creer hace unos años, cuando pasé las 12 de la noche peleando con mi pololo de entonces y así seguimos hasta terminar unos meses después. Estoy clara de que eso hubiera pasado igual, pero igual me dejó una cuota de superstición.

Mi plan no está fácil, porque uno tiene panoramas con más gente y lo que quiero hacer se hace en privado. Lo que quiero es pasar las 12 teniendo sexo. ¡Díganme si no sería épico! Estoy convenciendo a mi pololo de comer juntos los dos solos y después juntarnos con amigos, pero antes, quiero hacer mis avances. ¿Cómo lo hallan? ¿Mejor idea o mejor idea? No imagino mejor augurio de un 2018 de buen sexo que mi plan maquiavélico. Vamos a ver si me resulta…

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

unsplash-logoJared Sluyter

7 COMENTARIOS

  1. Mejor idea ever!! Por experiencia no se si será augurio de algo para el resto del año, pero de que lo recordarás de por vida eso sii! Todo el éxito del mundo en tu plan!!

  2. y pa uno q está sola ? 🙁

    yo pasé un año nuevo así con mi ex… y al final igual nos separamos… pero no pienses en eso.

  3. Genial pasar el año nuevo así. Bien por los que pueden hacerlo, a diferencia de otros incluyéndome; que tienen que pasarlo de forma triste con una pareja frigida, por la melancolía que despierta un mal año que se va, o la enfermedad mental que atormenta a la que amas… Y lo peor es cuando hace 4 años se repite la misma historia.

    Así este año nuevo, otra vez tuve que servir de paño de lágrimas a mi pareja, aislado del mundo, mientras todos lo intentaban pasar bien…
    Extraño los años nuevos de mi niñez y adolescencia, sin sexo ni alcohol (igual que los actuales), pero infinitamente más felices…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here