por Equipo Zancada
En una nueva versión de Fauna Primavera, esta vez volviendo a su clásico lugar en el Espacio Broadway, pudimos volver a vivir uno de nuestros festivales favoritos del año. Con bastante calor, desfilaron en los distintos escenarios bandas para todo gusto. Destacó particularmente Dam-Funk que nos tenía a todos bailando, y el espectacular broche de la noche con Phoenix. Acá algunos apuntes de la versión 2017:

– Fue mi primera vez en un Fauna Primavera y lo primero que me llamó la atención fue lo organizado del evento. Llegamos a ver Seu Jorge y el clima era demasiado relajado, como que cada uno tenía espacio para lo que quisiera: algo mas agitado, mas relajado, comer, descansar, bailar. Esperé ansiosamente por Seu Jorge y el recital superó mis expectativas con creces. Hizo un recital impecable, verdadero, redondito: nos explicó que decidió hacer ese homenaje porque a los 3 dias que falleciera Bowie, falleció su papá. Fueron 2 hombres muy importantes en su carrera y por ello decidió presentar ese homenaje. Su voz es impactante. Llena el espacio y el alma. Una experiencia inolvidable.

– Alcancé a escuchar algo de The Black Angels, y me llamó la atención su sonido, una mezcla entre rock de garaje y psicodelia, que generó una atmósfera rica en el recinto, y me sentí transportada a un festival gringo de los años ´70. Me dieron ganas de saber más de esta banda de Austin, Texas. Y en eso estoy por estos días, escuchando su obra,. Partí por su disco debut Passover, del 2006. Está bueno.

– De Iggy Azalea solo sabía que existía, así que con curiosidad me dispuse a ver su show. Puedo decir que me sentí hipnotizada por su actitud sexy/displicente, y me vi bailando al ritmo de su hip-hop, que acompaña de un dj y bailarinas cuyas coreografías traté de seguir, sin éxito, por supuesto.

– Desde este año he estado escuchando bastante a Yo La Tengo, y saber que venían a Fauna Primavera fue un incentivo para ir. Me encantó el despliegue multiinstrumental de Georgia Hubley, la única mujer de la banda, que se lució con la guitarra, en las voces, y en la batería. Para mí, el show fue de menos a más, fui enganchando progresivamente con las canciones y fui muy feliz cuando tocaron Autumn Sweater, una de mis favoritas. Me sentí afortunada de estar en presencia de una de las bandas más importantes del rock indie de los ´90, y disfrutar de su sonido crudo y versátil. Todos mis respetos para ellos.

– Para cerrar el festival, llegó el turno de Phoenix, que abrieron su show con J-Boy, perteneciente a su disco recién estrenado, “Ti Amo”, una canción enérgica y de fácil recordación, que, acompañada de unas hermosas visuales, hicieron que todos nos pusiéramos a bailar en un segundo. El show estuvo redondo, y fue una mezcla de temas clásicos con varios nuevos, una selección que hizo que la casi hora y media que estuvieron sobre el escenario no paráramos de bailar, saltar y cantar. Bacanes las visuales, bacán el ánimo de ellos, bacán que al final del show su vocalista, Thomas Mars, se tirara al público, y bacán que todo esto terminara con una lluvia de confeti. Un show lleno de efectos y emociones. Yo terminé gritando como una calcetinera.

3 COMENTARIOS

  1. puta que envidia, vi a YO LA TENGO pal maquinaria hace dos siglos y es monstruoso el show, un sonido tan potente que te retumba las orejitas y te hace acuosos los ojitos… participé en todo lo habido y por haber, pero al parecer no soy fisicamente pasable como publico del Fauna u.u (si, resentida social, y que!)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here