Inicio AMOR El amor (me) engorda

El amor (me) engorda

754
Compartir


por Cala
Encontré a mi pololo por tinder. Sí, por Tinder. Soy de esos “milagros virtuales”, aunque según yo era el destino. Es lo que elijo creer en verdad. La cosa es que en los primeros meses, salíamos a tomarnos algo, una cervecita con una cosita; un heladito, otra cosita más. Era verano. En 4 meses me empecé a notar la cara más redondita, más doble pera y más cansancio.

Siendo sincera, nunca he sido deportista. Antes, cuando no tenía trabajo, salía a trotar onda 10:30 am, horario en que nadie veía como me ponía roja como tomate con vergüenza y piolamente caminaba entre el trote. Ahora imposible.

Bueno, raya pa la suma, engordé, obvio, y él también (aunque no lo quiere asumir) la cosa es que fui a mi maravillosa nutricionista con sentimiento de culpa por la despreocupación, como perro con la cola entre las patas. Ahora debo enfrentarme a una “dieta” que no es dieta, que es “cambiar mi forma de alimentación”, poniendo todas las fichas en que el pololo que me ayudó a engordar ¡me ayude ahora a bajar!

Sólo me surgen dos problemas: el primero es que me dijeron que tenía que hacer 180 minutos de deporte a la semana, para mi nivel de sedentarismo, siento que me pidieron escalar el Everest. Yo no tengo nada más que admiración por las chiquillas deportistas que suben cerros y hacen maratones, y un poco de envidia sana por las que en grupos van a caminar por las montañitas santiaguinas, pero para ir yo, no me da.

El segundo problema es virtual porque veo en las redes sociales (Facebook, Instagram etc) pura comida, a veces sanas otra no, pero no me la puedo comer. Esos videos de los paso a paso de cómo hacen recetas de tortas de chocolate en 3 minutos son como una tortura.

Yo creo que todos nos relajamos los primeros meses de amor, el amor triunfa y los permisos alimentarios empiezan a ceder, es solo que ¡la ropa no cede tanto! Y ahí estuvo mi problema.

¿Quien me ayuda? ¿les ha pasado?

También te puede interesar: Por qué nos da hambre y algunos tips para comer mejor, más seguido y más sano; Truco para no comer en exceso; “Llevo un mes sin comer pan”: testimonio real; Las únicas 5 cosas que no me gusta comer; 30 ideas para comer más ensaladas; No estoy dispuesta a dejar de comer; Cambiar la alimentación cuando el verano se acerca (4 meses y contando); Elijo comer; Cosas que me llaman la atención en Tinder; Todo lo que necesitas para empezar a correr.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

Foto: @heftiba

11 COMENTARIOS

  1. Me pasó!!!! lo peor es que después de la etapa de salir harto, viene la etapa de quedarse en la casa y pedir comida a domicilio ESA ES LA PERDICIÓN. Mi metabolismo sufrió un antes y un después desde que me emparejé y nunca más volví a mi peso. No estoy exagerando. Cuando vivía con ms papás comía comidas con ensaladas, nunca había bebida con gas, se comía 4 veces al día, sano, liviano… Y claro, mis papás son personas delgadas y sanas. Yo no es que esté hecha una vaca pero antes era flaca flaca, y eso, ya lo veo como el pasado lejano. Tendría que meterme a un gimnasio a entrenar muy rigurosamente con dieta etc, cosa que no vaya. hacer. Tal vez tú estás a tiempo! no cedas al relajo total! hazle caso a la nuricionista, cuanto antes, mejor. Ojalá yo hubiera tomado conciencia a tiempo 🙁

  2. Pucha, yo estoy en las mismas y es terrible…
    Estoy tratando de salir a caminar por lo menos 1/2 hr diaria a distintas intensidades y 2-3 veces a la semana cierta rutina de ejercicios…
    Con la comida, cuesta, y cuesta mucho, pero hay que ser pecho frío no más

  3. Amiga, yo vengo audience ejercicio y comiendo diferente desde hace un mes mas o menos, y ha resultado bacán.
    Ya no esperé que el me acompañara a hacer ejercicio (siempre decía q si, pero al final no iba pq estaba muy cansado). La comida fue otro tema, en el super no compre mas galletas ni quequitos para la semana, si no 1 sola cosa, una barra de chocolate o helado de fruta o algo asi, el almuerzo era mi comida de siempre pero menos y siempre con harta ensalada.
    Compro mas fruta (aca en canada es muy cara, así q duele), y frutos secos tb (a una tengan más calorías, son mas sanos y sacian rápido).
    Salia primero a caminar, cerca de 5 km, después a correr lo q podía durante al menos 40 min, y si puedes busca algún taller que te parezca entretenido:ballet, escalada, natación,etc y no esperes que nadie te acompañe, hazlo sola. Mucha suerte en este camino de vuelta a tu peso.

  4. El que te ayudó a subir pocas veces te ayuda a bajar, así que si no tomas el asunto tú solita nadie lo hará por ti. Sí tiene que haber un compromiso de su parte de, al menos, no boicotearte en tus intentos por bajar de peso y empiece con: “no me alcanza el pedido mínimo con esta pizza, pedimos dos mejor?”, dile rápidamente que NO. Yo ya pasé por todo eso, así que te lo digo con conocimiento de causa.
    Y sobre el deporte, explora las posibilidades, quizás encuentres uno que te guste mucho y que al final no implique un gran sacrificio, sino que lo hagas feliz! Y si te complica mucho el sobrepeso, atájalo ahora! Después va costando cada vez más!

  5. Igual me pasó. Engordé cinco kilos!!! Y como dice una amiga arriba, después viene quedarse en casa y pedir comida.
    En mi caso, mi mamá tenia una eliptica así que todas las mañanas hacía ejercicios. Recuperé mi peso.
    Ahora que me casé y ya no tengo la elíptica de mi mamá a disposición… volví a subir. Y ahí estoy, buscando alguna actividad que me entretenga y me ayude a bajar de peso. Es difícil cuando uno no tiene espíritu deportista.

  6. Popsugar fitness en youtube, hay videos de distintas duraciones e intensidades, según tus capacidades, inténtanlo, invierte en un mat y en un par de pesas, no es caro. Así en menos de un año bajé 15 kilos, peso 54 y mido 1,65, no sólo eso, tengo 18% de grasa sin nunca haber ido a un gimnasio. Obvio hay que aprender a alimentarse también, que la comida sea una manera de nutrirse, no sólo comer, y para eso no se pasa hambre, pensar en macronutrientes, pensar que tus comidas deben tener proteínas, grasas saludables y carbos complejos, todo eso lo he aprendido siguiendo páginas del tema, sin pagar nutricionistas, soy vegetariana y eso me complica un poco el tema de las proteínas pero he tenido que aprender a alimentarme (antes comía puras masas) y igual le hago a las galletas y cosas ricas a veces porque sé que entreno 6 días a la semana, en la comodidad de mi casa y en el tiempo que encuentro disponible. Querer es poder.

  7. Te comprendo. Nunca fui uña Barbie, y soy muy bajita pero jamás pesé tanto como ahora!!! Llevo un año de casada y dos de relación con un hombre fanático de la cocina, que no es chef, pero como si lo fuera. Jamás comí tan rico en toda mi vida jajaj y los dos somos amantes de la comida, nada que hacer… Deporte debería, igual camino mucho, pero eso ya no basta. Me estoy resignando a ser gordita pero feliz jajaj y a explicarle a la gente que no, no estoy embarazada jajaj. A todo esto, yo conocí a mi marido por Facebook, así que también le debo mi historia de amor a las redes sociales jajaja

  8. Brigido lo que se puede llegar a comer en pareja…por suerte ya pasamos la etapa de comer tantas chancherias y ahora que vivimos juntos nos apoyamos para comer mas sano, por ejemplo, tratar de comer siempre ensalada en la noche o pescado con ensalada y si pedimos comida a domicilio, que sean cosas mas o menos sanas: sushi (sin tanto queso crema ni tempura) comida thai, fajitas, comida china no frita, etc. Por supuesto tratar de hacer deporte y una vez a la semana una comida trampa (como pizza o hamburguesas) no hace mal

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here