post Badoo por A.
Me considero una chica normal.
Con sus cosas especiales, pero normal.
La típica chica que se levanta por la mañana con la alarma del celu.
Que después de apagar la alarma, mira en el celu que tiempo va a hacer hoy.
Que cuando desayuno, mira Instagram y Facebook para ver que novedades hay.
Que cuando tengo que ir a alguna dirección que no conozco, chequeo como ir. En el celu, claro.
A veces pido pizza, comida china o incluso comida india. Y sí, uso una app del celu.
También suelo pedir taxis a través del teléfono.
Y no vamos a hablar de mi correo electrónico. O mi whatsapp. O mis fotos. Todos en el celu.

El celular es una extensión de mi cuerpo. De mi vida, más bien. Aunque me encanta una buena conversación cara a cara con una amiga tomándonos un café, no puedo negar que me paso la mitad del día interactuando con la realidad a través de mi teléfono.

Reflexionando sobre la dependencia que tenemos todos con una amiga, me habló de la posibilidad de encontrar pareja a través de alguna app. Ella me contó que usaba Badoo, ya que era la dating app más grande del mundo. Y claro, siendo la más grande, todo el mundo tiene perfil, más de 363 millones.

Yo me sorprendí porque mi amiga era súper buena para pololear, y en ese momento me extrañé de su jugada. Después me dio cierta envidia (¡de la buena!) Como que admiré su personalidad, y al final me di cuenta de que en un mundo en el que las aplicaciones cubren básicamente todas nuestras necesidades, no era nada de raro hacer uso de ellas para un tema tan cotidiano como conocer gente.

Así que me creé un perfil en Badoo. La app es súper amable y divertida! Con Badoo puedes ver a la gente que tienes alrededor de ti. Y no sólo eso, si te vas de viaje, puedes cambiar la ubicación y conocer a alguien de la ciudad o país donde vayas. También puedes intentar hacer match con el juego de me gusta no me gusta. ¡Muy divertido! La verificación de las cuentas también me parece muy importante porque te aseguras de hablar con la persona real que hay tras las fotos, y la posibilidad de bloquear y reportar a algún desubicado. Y lo más importante es que gracias a ella ¡conocí a mi pololo!

Para mi lo más entretenido era chatear en Badoo. Así he hecho buenas amistades, y no sólo grandes citas. Y de una de esas grandes citas, surgió el que ahora es mi pololo. Chateamos varios días y nos dimos cuenta que teníamos muchas cosas en común (como la dependencias celular, jaja) Así que decidimos un día conocernos en persona. Y de ahí ¡surgió el amor!

Desde entonces… poco ha cambiado. Sigo usando el celu para todo. Alarma, taxis, pizzas… Y aunque he dejado Badoo… ¡no puedo parar de recomendarla! Y es que me ayudo a conocer a una de las personas más importantes de mi vida.

Y tú.. el celular forma parte de tu vida.. ¿Has probado a encontrar el amor en Badoo?

16 COMENTARIOS

  1. Respeto tu volá pero no… el celular no es parte de mi vida. Tengo la suerte de haber conocido a todos mis pololos hasta el momento en circunstancias cotidianas.

    • A mí tb. me suena a publicidad…..jajajaja
      Pero de todas formas: está bien que estemos en la era de la tecnología, que ésta nos facilita muchas cosas – como pedir comida, taxis, etc. – pero de ahí a decir que “El celular es una extensión de mi cuerpo”…..sorry, pa’ mí eso suena enfermizo. Lo peor del caso es que conozco gente que NO SE DESPEGA del cel, ni para almorzar, ni para cenar, ni para carretear! Puedo entender que alguien quiera subir un par de fotos, cambiar un estado…..pero de ahí a estar pegada en facebook mientras se carretea (o hace otra cosa), muuuuuuuchoooooo.

  2. Respeto tu volá pero no… el celular para mi es una herramienta, no parte de mi vida. Tengo la suerte de haber conocido a todas mis parejas en circunstancias normales.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here