por Miranda
Siempre he sido buena para las manualidades. Me gusta tejer, bordar y coser, así que los beneficios de tener una máquina de coser han sido varios. No puedo estar mucho cosiendo porque a veces la pega no me lo permite, pero en general siempre que puedo agarro la máquina de coser para arreglar mis pendientes del costureo.

Desde que me compré la máquina, muchas veces me han dicho que fue un gasto innecesario, pero he podido hacer bastas, pinzas y arreglos que de otra forma no habría podido. O al menos habría tenido que buscar una buena costurera y pagar por arreglos súper fáciles.
Han pasado ya varios años desde mi compra y puedo decir que ahora que me fui a vivir sola ha sido una de las cosas más útiles, me ha servido para hacer fundas de cojines, bajada de cama, cortinas y más!

Antes me conformaba con poder arreglar alguna blusa o falda, pero ahora mis proyectos son cada vez más ambiciosos. No soy experta pero al menos me permite poder tener decoración más original (y barata, obviamente) y poder experimentar con todas las opciones que tiene.
Al principio, perdía un montón de hilo y tela tratando de aprender a ocuparla y que el resultado fuera “usable” pero ahora ya puedo exhibir sin problemas un cojín o un bolso de tela (el típico tote o bolsa de pan es lo primero que aprendí a hacer).

¿Se atreven a hacer sus propias costuras o prefieren dejárselas a una experta y pagar?

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

9 COMENTARIOS

  1. Apenas pude me compré una… ya debe tener 10 años. Mi mama me decía que era una de las cosas mas importantes de la casa, junto con los utensilios de cocina, refrigerador y la caja de herramientas. he hecho cortinas (recien titulada tenia mas tiempo que plata) fundas de sillones, cojines, disfraces, ropa (siiiii la ame!!!), etc. Ahora, no tengo mucho tiempo libre, asi que ahí está mi máquina, pero nunca perderé la oportunidad de usarla!!

  2. Yo me hice mucha ropa en una época ocupando la máquina de mi mamá y los patrones de las revistas Burda. Me dio nostalgia el post, lo pasaba muy bien haciendo ropa.

  3. Yo tengo muchas ganas de comprarme una, pero antes quiero hacer un pequeño curso que me enseñé lo básico. Tengo siempre echado el ojo a uno en Talleres Lumen, pero nunca me coinciden las fechas, justo ahora va a empezar uno, pero tengo los paseos de curso de mis hijos justo en esos sábados.

  4. Tener una máquina abre un mundo de posibilidades. Siempre es útil para alguna basta o algún arreglo de ropa. Para las que nos gustan las manualidades, la máquina permite hacer mil proyectos. Sobre todo habiendo telas tan lindas como las lonas estampadas ikea que venden en banderas o independencia ❤

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.