por Fer
El 13 de octubre se estrenó en Netflix una nueva serie original de la plataforma que tanto queremos. Todos hablan de ella y ya tiene confirmada una segunda temporada, “Mindhunter” es la nueva obsesión. Al principio no sabía de qué se trataba, pero tenía la marca de David Fincher… con eso ya me tenía enganchada. Cuatro capítulos son los que dirige el director de “Seven” y “Zodiac”, y si él estaba detrás de una nueva serie de suspenso/policial simplemente había que verla.

“Mindhunter” está basada en el libro homónimo que nos cuenta el nacimiento de un proyecto real del FBI de los años 70s para intentar dilucidar y entender cómo funcionan las mentes de asesinos en serie (denominación que vemos nacer a partir de esta investigación).

Desde el opening hay una preocupación por los detalles, realmente quieren que pongamos atención a todo. Y es que no puede ser de otra forma en una serie policial que nos hace reflexionar sobre las mentes criminales. No hay sangre ni violencia más que las que vemos en las evidencias que ven mis nuevos personajes favoritos, Holden Ford (Jonathan Groff) y Bill Tench (Holt McCallany). Ellos se llevan todos los aplausos.

Ford y Tench son agentes del área de psicología de la conducta en Quantico y de ellos surge la idea de entrevistar a asesinos seriales, para así desarrollar perfiles que permitan en un futuro evitar este tipo de crímenes o al menos lograr atraparlos más rápido.

Como les decía, jamás vemos esos crímenes en pantalla, pero sí los vemos a través de los relatos de otros. Por un lado de los policías que piden ayuda al FBI, y por otro a los mismísimos asesinos (todos basado en asesinos y crímenes reales) y ya con eso el miedito se instala. El susto y las ganas de no parar de verla.

El cómo van perfilando a los asesinos y cómo llegan a las conclusiones para resolver los casos, es lo adictivo. Sobre todo porque además del lado policial, también vamos viendo el lado humano de estos agentes y, claro, uno quiere que resuelvan todos los crímenes.

Los personajes femeninos son bastantes extremos, las vemos en su mayoría siendo las víctimas de estos asesinos o como mujeres fuertes e inteligentes.

En cada episodio el suspenso se maneja minuciosamente, cada diálogo cuenta, cada entonación o movimiento tiene un por qué. No hay nada al azar y por eso ni pestañeas al verla. Yo empecé de a poco, tratando de no terminarla tan rápido, pero no me aguanté y en un par de días se me fueron los diez capítulos que tiene la primera temporada.

Mi recomendación es: Dosifiquen si pueden.

Acá el tráiler:

15 COMENTARIOS

  1. Es muy buena. Debo reconocer que al ver el primer capítulo no quedé tan enganchada, pero después me agarró un montón. La recomiendo harto.

    A los tipos que entrevistan les agarro buena, son todos muy carismáticos. Eso me hace pensar que el casting está muy bien hecho.

  2. Justo estoy haciendo eso, dosificar porque hace rato que no veía una serie que me dejara pegada. Me gusto, quizás no tanto como otras que he visto pero es buena…

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.