por Juliana

Estoy en pareja hace varios años. Tengo un hijo, un hogar, dos gatos y un marido. Hace algún tiempo, específicamente desde que nació nuestro hijo (dos años) las cosas empezaron a ir no tan bien. Yo veía que el entusiasmo que mi pareja mostró durante mi embarazo ya no era el mismo una vez que nació nuestro hijo, incluso siento que no le interesa mayormente lo que supuestamente hemos construido en estos años juntos. Tener un hijo no es fácil, creo que todas quienes son madres lo saben, y compatibilizar la llegada del primer hijo con una pareja que además requiere y exige tu atención puede ser muy estresante. Honestamente siento que lo amo, pero a veces el amor no es suficiente y estas situaciones van quitándome las ganas de seguir con él.

Tenemos periodos buenos, otros malos. En ambos yo trato de poner los temas sobre la mesa, salvar algo de lo que nos va quedando, que a veces siento que es cada vez menos. Cuando trato de empezar una conversación – sin prejuicios, ni gritos, ni enojos – él me dice que todo está bien, pero no muestra interés. No creo que esté viendo a alguien más o esté interesado en otra persona, pero creo que así como estamos ya no podemos seguir. Una amiga me recomendó a su sicólogo, que es también terapeuta de parejas, pero yo no sé. A veces pienso simplemente en separarme, en tratar de rehacer mi vida, estar tranquila y sola, preocuparme por mi hijo y que él mantenga una relación cariñosa y fluida con su padre. A veces creo que vale la pena intentarlo. Se lo he mencionado, pero nuevamente él no muestra demasiado interés. Me dice que para qué meter a un tercero, cuando las cosas nuestras debiéramos arreglarlas a puertas cerradas. Pero pasa el tiempo y todo sigue igual.

No creo en “darnos un tiempo”. Para mí, o estás o no estás. Ese limbo raro de no saber cuáles son los márgenes en los que te mueves no va conmigo. Por lo mismo, siento que tengo dos alternativas – quizás tengo más, pero no logro verlas desde este punto en el que me encuentro -. O dejo todo hasta aquí o busco ayuda. Por eso quiero preguntarles, ¿les ha funcionado la terapia de pareja (para lo que sea: seguir con la relación o terminarla)? ¿Han tenido que ‘llevar’ a sus parejas o ellos/as han ido con ganas y convicción? ¿Han conseguido resolver sus problemas de otra forma? Las leo.

Foto: Película Couples Retreat

También te puede interesar leer: ¿Eres amiga de tus ex parejas?, Propiedad y gastos en las parejas… ¿cómo lo manejamos?, Las lateras parejas que no se separan, Nuevos conocimientos que te dejan tus parejas.  

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu colaboración voluntaria con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

10 COMENTARIOS

  1. Nunca he ido a una terapia de pareja, pero lo que he oído al respecto es que no es solo para tratar de salvar una relación, en las terapias también se tiene la separación como opción.

    Pero si tu marido no está ni ahí con asistir, no se le puede obligar. y si no está ni ahí con asistir ni con conversar del tema a pesar de que te vea preocupada… pucha, quizás la respuesta es esa no más, no creo que sea muy motivante vivir así.

    • porque no sé, puede que el problema no seas tú ni la relación, puede que el wn esté deprimido o a disgusto con su pega, por ej. puede que tenga una crisis vocacional o lo que sea, pero de todas maneras debiera ser empático contigo, decirle lo que le pasa o algo.

  2. Durante mi relación tuvimos problemas con mi ex pareja que decidimos abordar con terapia pero por separado. Yo lo hice con mucha convicción y me puse a disposición de los procesos; él, sin embargo, lo hizo porque “debía hacerlo por la relación”. Resultado: las cosas que él vio en su terapia nunca dieron mucho resultado, porque en el fondo nunca estuvo lo suficientemente abierto o entregado al proceso de terapia, siempre mostró escepticismo, y eso es fatal cuando se trata de entrar en terapia, porque pones una muralla gigante y el terapeuta simplemente no puede acceder como corresponde.
    Al final de la relación, cuando estábamos barajando la posibilidad de seguir o no, decidimos ir a una terapia de pareja (ya no por separado como antes), pero no alcanzamos a hacerlo nunca, porque él decidió terminar antes de hacerlo y yo me quedé con la convicción de que aún podíamos hacer algo al respecto.
    Es importante que trates de ver quién está mostrando interés en resolver los conflictos, quién se está desgastando más en el proceso. Te sugiero que leas sobre tipos de apego en las parejas, quizás eso te ayude a identificar quién está evitando y quién solo está tratando de adaptarse siempre.

    Un abrazo y suerte.

  3. Yo también me vi en la siguiente situación: yo sentía que la relación no daba para más, pero mi pareja de esa época se resistía a terminar. Sin embargo, cuando le sugerí que hicieramos terapia lo consideró una pésima idea. Luego, se decidió a hacerlo ya que fue una especie de ultimatúm de mi parte. Pero fue con una pésima disposición, siendo que supuestamente era él quien quería que continuaramos con esto. Claramente la cosa no dio para más y nos terminamos separando.
    De mi experiencia, sólo compartirte dos cosas:
    1) Tienen que estar los dos motivados a hacerlo, sino la cuestión no resulta
    2) En caso que la decisión final sea la separación, sirve estar contenida y apoyada por profesionales que tienen las herramientas para apoyarte.
    Esto es solo mi experiencia, sobretodo en las relaciones las cosas varían entre quienes conforman la relación.
    Animo! es un proceso desgastante, pero a veces necesario

  4. yo creo que si no son capaces de arreglar las cosas a puerta cerrad como dice él entonces es muy válido e incluso necesario involucrar a un tercero.
    Sé de historias de terapias de pareja que logran mejorar y otra no, yo trataría una vez mas, por último para tener la convicción en caso de que terminen, que tú si hiciste todo lo que podías. (Lo encuentro mega importante porque a veces uno se puede culpar mucho y no encuentro nada peor que tener el bichito de “y si hubiésemos ido..”)

    Animo, fuerza y convicción!

  5. Leí en Revista Paula una entrevista a un terapeuta topísimo. Me gustó su planteamiento y lo llamé.
    Lo primero que me preguntó si mi pareja estaba de acuerdo. Como el susodicho aún no se enteraba que necesitábamos terapia este caballero me dijo que EL tenía que llamarlo para reservar hora, lo que obvio, no quiso hacer.
    Si no hay acuerdo, la terapia es plata y tiempo perdido. Para mí significa que no hay interés en la relación no más.

  6. Estimada, al menos a mi la terapia de parejas me sirvo, y MUCHO.
    A pesar que nosotros no estábamos mal cuando la tomamos, llámese mal estar en crisis y analizar si terminar o no, si teníamos algunas diferencias en cuanto a las proyecciones… y si bien hay cosas en las que aun no estamos de acuerdo, la terapia nos ayudo mucho a entender mejor al otro, darnos cuenta de como el paradigma que traemos de lo que es ser pareja y familia es muy distinto caso a caso, porque finalmente todos somos criados de manera distinta, con dinámicas distintas y contextos distintos… Dp de la terapia aprendimos a mirarnos de manera mas sincera el uno al otro, sin el velo que crea la ilusión del enamoramiento y entendiendo no solo el actuar del otro, si no también el propio… Dp de la terapia entendí lo importante que es una mirada objetiva en una relación.

    en la misma terapia nos dijeron en varias ocasiones, que cuando llegan los hijos la dinámica de pareja cambia en 180 grados, que la gente cambia y por lo mismo las relaciones se ponen a prueba, asi es que supongo que dentro de todo es “normal” que hayan crisis.

    Espero que estes bien y sea cual sea la decisión que tomen les vaya bien a ambos.

  7. Igual antes de todo eso yo lo llevaría a un chequeo médico. Tuve una paciente que estaba super apática, indiferente, y al final tenía hipotiroidismo. No sé, tb podría estar cn depre. Hay q indagar ahí primero y d ahí terpaia de pareja pq si no lo haces siempre.te vas a preguntar “y que hubiese pasado si”

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.