por Lola
A veces veo a varios [email protected] entrenando juntos en el gimnasio, o tomando clases en conjunto. Por un lado encuentro entretenido el poder tener un partner en estas circunstancias, a mí en general me cuesta mucho hacer deporte y el ir con alguna amiga en parte me “obliga” a hacerlo para no dejarla sola y muchas veces el tiempo pasa más rápido por que también se vuelve una instancia de ponerse al día con la amistad.

Pero también me pasa que muchas de las compañeras deportistas, en general están mucho más avanzadas que yo, entonces siento que las arrastro a mi mal desempeño, porque obvio ellas quieren motivarme a mí. Y también pasa que yo termino estresada tratando de exigirme más para seguirles el paso, lo que desencadena un círculo vicioso.

Lo ideal a mi parecer es tener un gymbuddy, o compañero de deporte que esté un poco al nivel de uno, o un poquito más arriba para motivarnos, pero no para matarnos. Que la cosa sea equilibrada, y no solo en estado físico, muchas veces las ganas le dan un vuelco al asunto.

Si alguien está motivado a ejercitarse al igual que tú, la cosa resulta. Pero una vez me pasó que con una amiga íbamos más a conversar que a aplicarnos a las máquinas del gimnasio, lo pasábamos regio pero de deporte nada.

¿Ustedes hacen deporte o van al gimnasio con [email protected]? ¿Les resulta? o prefieren ir solas?

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

2 COMENTARIOS

  1. Creo que hay que sacarse de la cabeza esa necesidad por hacer deporte siempre con un o una amiga. A veces hay que hacer las cosas solos. En mi caso prefiero ir sola, porque así me preocupo de mis ejercicios y listo, soy bien indivisualista e independiente, por lo que siento que estar con otra persona igual te frena o te distrae, más lo último. Quizá para alguien algo flojo o muy desmotivado, sea necesario que otra persona le esté diciendo “ya, vamos”, “corramos más” o “tú te la puedes”, tipo entrenador, pero no sé es cosa de gustos. En el gym veo niñas que van con sus partners y hablan más que ejercitarse, lo que dificulta la rotación de máquinas, igual que los que se la pasan miran su cel sin “darse cuenta” que hay alguien esperando.

  2. Prefiero ir acompañada porque me cuesta salir de la casa para hacer deporte, pero ir acompañada no quiere decir que ejercite de la misma forma. Me gusta cuando cada una tiene sus objetivos y se esfuerza particularmente por conseguirlos. Cada una a su ritmo, sin forzar a la otra a exigirse menos o más. Es lindo ver una cara amiga en los momentos difíciles y recibir una palabra de aliento de vez en cuando. También es útil a la hora de corregir alguna postura o dar un consejo. De todos modos, cuando logras que la actividad física sea una rutina (y la motivación no sea, por ejemplo, bajar de peso), no necesitas ir acompañada. Una misma se motiva con perfeccionar algo o avanzar.

    No me gusta nada cuando las amigas se juntan a hacer vida social en los gimnasios, porque al conversar mucho ocupan más tiempo las máquinas y distraen al resto con su cháchara.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here