acosadores
por Coni Smok

Hace 3 semanas llegó a trabajar conmigo una chica francesa que buscaba hacer su práctica en Chile para así poder llevarse una experiencia completa de su paso por nuestro país. Además de ser súper guapa es también muy simpática y conversadora, lo que ha hecho que todos en el trabajo estén encantados con ella.

El problema llegó cuando el jueves 14 se hicieron las clásicas celebraciones dieciocheras con almuerzo, muchos terremotos y baile. Personalmente no me gusta carretear con toda la gente de la pega porque no los conozco, por los cahuines que se arman y porque soy selectiva y me da lata estar con personas que no me interesan. Por eso almorcé rápido, conversé un rato y luego me desaparecí, pero un grupo grande se quedó bailando y pasándolo bien.

Hoy la chica francesa me cuenta que un hombre de cerca de 60 años con el que trabajamos la “sacó” a bailar de manera insistente, le pidió el whatsapp y le empezó a mandar mensajes desubicados haciéndola sentir muy mal. Incluso intentó acompañarla al metro. Luego otro viejo también al borde de la jubilación hizo lo mismo.

Cuando me contaba esta historia toda complicada, incómoda y desorientada respecto a cómo actuar me sentí tan avergonzada e imbécil… cuántas veces nos ha pasado lo mismo y lo dejamos como “un viejo desubicado más”. ¿Hasta cuándo tenemos que aguantar a hombres minúsculos que porque uno les da un mínimo de atención creen tener autoridad para tratarnos como se les planta la gana? Todavía no sé cuál es la moneda de cambio con la que tenemos que pagarles para que sientan por un microsegundo lo que nosotras hemos sentido toda la vida.

**Si quieres escribir en Zancada, manda tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Puedes contarnos lo que te está pasando en la vida, lo que se te ocurrió ayer mientras volvías a tu casa o compartir un dato bacán, como si se lo estuvieras contando a una amiga. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

Yutacar

11 COMENTARIOS

  1. Como dicen arriba, lo que debiera hacer tu compañera es hablarlo con recursos humanos o el área encargada. La única forma de que este tipo de conductas pare, es frenándolas y el silencio no ayuda en nada. Si tiene los whatsapp, que los muestre. Si ella se sintió incómoda tiene que decirlo. Es la única forma de que esta gente se aburra de acosar y entienda que no corresponde.

  2. Si es superior jerárquico, denuncia en RRHH si es que hay en la empresa y en la Inspección del Trabajo. Si en la pega no toman medidas, una demanda de tutela laboral.

    Si no es superior, la cosa escapa al ámbito laboral, al menos al de la inspección, sin perjuicio que hay que reclamar igual a RRHH (si hay) y derechamente, actuar igual que si la cosa fuera en otro ámbito:

    1.- Explicar firme pero respetusoamente que no se desea ese trato (porque puede dar la casualidad que el varón tenga buenas intenciones y sólo crea que está “pinchando” caballerosamente y en realidad no, porque es atolondrado pero buena gente, pero si le explicas te pide disculpas y retrocede hidalgamente).

    2.- Si persiste,, su cachetada, combo en el hocico, carterazo, funa y pedir ayuda a otros y otras colegas. Por pasao para la punta y degenerado.

  3. Que lata que pasen estas cosas, sobre todo en los ambientes laborales por que genera una situación tan incomoda al no saber que hacer, como dices tu si dejar pasar ( aunque no corresponde) o denunciar ( y quedar como “exagerada”).
    Particularmente me cargan cuando estos acosadores son unos viejos de mierda joteandose a niñas con edad para ser sus hijas, ¿ de verdad no cachan lo patetico que son? ¿ de verdad creen que los van a pescar? más encima se aprovechan el contexto de celebración laboral para acercarse a niñas que en otra situación no les darián ni la hora, pero como es un colega tratan de ser simpaticas y el pastel termina pasandose rollo y haciendose los lindos “a ver si se pasa algo”.
    Viejos rancios son de verdad lo peor.

  4. La primera medida , es decir que no, Quieres bailar?: no, me das tu numero? No!, te acompaño al metro?: no. No creo q cualquier conducta sea acoso, por ejemplo solo sacarte a bailar en una fiesta de oficina, no necesariamente lo es, los mensajes en cambio, si

  5. La primera medida , es decir que no, Quieres bailar?: no, me das tu numero? No!, te acompaño al metro?: no. No creo q cualquier conducta sea acoso, por ejemplo solo sacarte a bailar en una fiesta de oficina, no necesariamente lo es, los mensajes en cambio, si

  6. Lamentablemente a veces uno por ser amable, los balsas se suben por el chorro. Yo creo que hay que ser clara y parar en seco a los molestosos. A veces cuesta porque es una lata andar de pesada por la vida. Y de repente te tratan de amarga o exagerada si uno para los carros, aunque uno lo haga amablemente.

  7. A mí me pasó en el contexto de una cena bailable. En ese momento mi jefa directa y compañeros, todos presentes, sólo se rieron y minimizaron la situación. Mi jefa incluso recalcó que tenía que aceptar la invitación a bailar con el viejo, porque era ‘autoridad’ y no se le podía hacer un desaire.
    Después, ya de vuelta en el trabajo, cuando le planteo mi molestia con la situación me respondió ‘Si es un baile no más, no te pasó nada’ y no me permitió presentar la queja a RRHH o a la jefatura superior, aduciendo que nos traería un problema a todos como departamento. También minimizó el tema contandome que ella se tenía que relacionar siempre con los miembros del directorio y siempre le pasaba, que eran todos así, que no era algo personal conmigo.
    Mi jefa es una mujer joven, sólo dos años mayor que yo y tiene formación universitaria,al igual que todo el resto de los involucrados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here