por aleyjets
Hace casi dos años atrás, cuando estaba recién empezando la idea de Fábrica Zancada nos juntamos a que el gran Chico Márquez nos enseñara a hacer empanadas. Ahí comentaron sobre empanadas con pastelera y me pareció una idea deliciosa.

Amo las empanadas y amo la pastelera, juntas parecían perfectas. Así que para este 18 me propuse cocinarlas. Fue un proceso largo pero muy entretenido y resultaron deliciosas.

Para la masa
Para la masa usé la receta de mi blog de cocina favorito En Mi Cocina Hoy, pero hice la mitad y reemplacé la manteca por mantequilla:

1/2 taza de leche fría
1/2 taza de agua hirviendo
500 grs de harina sin polvos
2 yemas de huevo
90 grs de mantequilla derretida

Se hace una salmuera con el agua, la leche y la sal. En un bowl grande poner la harina, incorporar con las manos las yemas, uno va haciendo un especie de migas. Luego agregar la mantequilla y seguir mezclando con las manos armando esta miga y tratar de dejarla más menos uniforme. Luego ir echando la salmuera e incorporar con las manos. Acá es puro amasar a mano, la masa debería quedar elástica. Hacer bolitas de masa (yo las hice pequeñas y me salieron 20). Las dejé tapadas con un paño húmedo mientras hacía las otras cosas.

Para el relleno
500 grs de pastelera
1 cebolla
1 1/2 cucharada de azúcar rubia
Aceite
Albahaca

Acá hice un poco de trampa porque compré pastelera congelada. Pero la cebolla es un tema aparte, para caramelizarla primero la corté en pluma, y la puse en una olla con un poco de aceite y sal a fuego bajo durante 35 minutos para que “sude”. A los 35 minutos debería estar transparente y haber botado agua. Es ahí que se le espolvorea por encima el azúcar rubia, y se deja unos 10 minutos mientras se revuelve para que se dore.

Para caramelizar la cebolla no es totalmente necesario usar azúcar, ya que la cebolla se carameliza naturalmente, hay gente que le echa vinagre pero tengo entendido que ni eso necesita, pero para esta receta quería subirle el tono al dulzor por eso usé azúcar rubia.

Sobre una mesa limpia uslerear las bolitas de masa para que queden delgadas, rellenar con una cucharada de pastelera, una de cebolla caramelizada y albahaca fresca. Doblar a gusto y usar leche para pegar los bordes. Pintar con una mezcla de huevo y agua.

Luego se ponen al horno a 200ºC por 35 minutos. Sacar doraditas y servir.

También te puede interesar: Taller de pan con masa madre; Tips básicos para preparar el asado perfecto; 
Sandwiches de 4 grupos alimenticios según Doctor Pichangas; Aprender a cocinar para una cuando te independizas.

5 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here