por Fer
Nunca había tenido ningún tipo de rutina para mi piel, lo máximo a lo que podía llamarle rutina era usar la crema hidratante todos los días, eso era todo, hasta que conocí la espuma limpiadora de Kiehl’s.

Con el tiempo uno se da cuenta de lo importante que es no sólo tener una piel bien cuidada, sino ademas que se vea sana.
El principal motivo de la lata que me generaba la rutina de la limpieza de cara, era que me cargan las cremas para este uso, y todos los pasos que implicaba cuando en realidad uno llega cansada a la casa y solo visualizas tu cama.

Pero buscando algo que se acomodara tanto a mi piel como a mi estilo de vida y luego de múltiples consejos y recomendaciones de mi amiga Clau, una experta en tratamientos para la piel, el producto que yo necesitaba.

La espuma de limpieza de Kiehl’s es lo que mejor me ha resultado,es súper suave asi que mi piel sensible no siente ningún tipo de consecuencia negativa, tampoco tiene ninguna fragancia lo que para mí es importante, primero porque todo eso me provoca irritación y porque en general todo lo que es relacionado a “cremas” lo prefiero sin aroma o con uno neutro.

Lo mejor es que puedo usarla durante la ducha en la mañana lo que me evita un paso de rutina diaria y me facilita la aplicación y en la noche no me toma más de un par de minutos y no me deja con una sensación de grasitud como las típicas cremas de limpieza.
En solo dos minutos mi piel esta limpia y lista para recibir la crema hidratante. Los cambios ya los he visto, siento la piel mucho más sana y brillante, sin esa sensación grisácea de antes.

En términos de precio/convenciencia, encuentro que está bastante equilibrada porque aunque implica una inversión el producto rinde mucho, yo la uso hace cuatro meses y no llevo más de la mitad del envase.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here