por C. León (desde Pamplona, España)
Los jueves son mi día favorito aquí en Pamplona. Es que yo descubrí todo un nuevo mundo de carrete con esto de irse de pinchos. Les explico, porque en Chile juevinchos no hay.

Aquí se carretea los jueves, y la gente se va de pinchos, o sea juevinchos. Uno se va a meter a unas calles en el casco antiguo de Pamplona, llenas de bares pequeños que están hasta el tope de gente, y que sirven una copa de vino y un pincho por módicos 2 euros. Los famosos pinchos son una especie de pan baguette con cosas ricas encima, pero no se imaginen un pan con pasta avemayo a lo chilensis, porque es un poquito más gourmet que eso. Los que yo he probado tienen morcilla y pimentón, chorizo, tortilla de patatas, calamares, pulpo, aceitunas, carne de cerdo, oveja, cordero, foie gras, en fin, un montón de cosas ricas.

Wikipedia me informa que se llaman así porque se acostumbraba afirmar la comida al pan con un pincho (palito de mondadientes). Yo ya había escuchado esa misma historia por ahí, no sé que tan verídico sea. Otro dato freak es que se puede escribir también pinxos, que es la forma vasca de decirles a esta comida. En general en el país vasco uno ve la “ch” cambiada por una “x” y eso es por la influencia del euskera. 

La gracia de todo este asunto, es que uno va de bar en bar, comiéndose un pincho y tomándose una copa de vino (eventualmente podría ser cerveza, pero yo encuentro que no pega tan bien comer con chela). Los lugares siempre tienen mucha onda, y está lleno de españoles gritones que salen en grupos grandes a pasarlo chancho. Sin ser una conocedora de vinos, encuentro que los que he tomado son bien buenos, y según yo, se van poniendo cada vez mejores durante la noche.

Admito que al principio no es tan fácil agarrarle el ritmo a irse de pinxos, porque como está todo tan lleno, hay que ser avispado y meterse entremedio a pedir lo tuyo. Además, todas las cosas se ven tan ricas y desconocidas que es difícil decidirse. Mi estrategia es pedir lo que esté más cerca y no repetir el mismo pincho, hasta ahora infalible. 
Después de ir un par de veces se hace cada vez más fácil y uno incluso empieza a tener sus favoritos. Ahora que este es como mi cuarto juevinxo voy de experta.

También te puede gustar leer: Sucumbo ante los picoteos; Cuando una amiga se va a vivir a otro país; Runology: correr es la excusa, viajando es la forma; La nueva línea Ritual de Veramonte celebra 10 años con dos lanzamientos de vinos; Por qué es tan bueno MasterChef España; Cómo buscar datos para tu próximo viaje; Decorar con recuerdos de viajes.

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a [email protected] en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

3 COMENTARIOS

  1. Una vez, estando en Barcelona, fuimos a comer pinchos y me sorprendió porque uno pedía y se llevaba a la mesa y después iba una persona, contaba los mondadientes y te cobraba. Me impactó porque obviamente aquí no lo podrían implementar jajaja le gente comería 10 y pagaría 1.

  2. C. León, se escribe pintxos porque está escrito en otro idioma que es el euskera, hablado en el País Vasco o Euskal Herria (que comprende parte de territorio español y parte francés). En Pamplona (Región de Navarra) también se habla euskera, de ahí que le llamen pintxos.

  3. Yo viví en el País Vasco y ahí se llamaba pintxo-pote. En algunos pueblos era los jueves en otros lo viernes. La idea es que tu compras tu pote (copete) y te regalan el pintxo… asi te pasas de bar en bar comiendo Pintxos. Que es un pan con una infinidad de opciones encima.
    Despues de tanto tiempo allá no le encuentro gracia. Me quedo connla chorrillana

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here