Inicio COCINA La once en peligro de extinción

La once en peligro de extinción

591
Compartir

La once
por @proyecto.once
Por la etapa en la que estoy -dando papa a una guagua de 4 meses- el orden de mi alimentación se transformó en una prioridad en mi vida. Por lo mismo, como se podrán imaginar, tengo que comer a media mañana y a media tarde (la once), además de desayuno, almuerzo y comida.

Al principio, en los primeros meses de embarazo, me pareció divertido y casi pintoresco parar lo que estaba haciendo en la pega, irme a la cocina y en pocos minutos comerme una mini once: unas galletas con mermelada y quesillo, y una aguita de hierbas. Lo hacía todos los días a las 5:30 y todos me veían. Sin embargo, nadie nunca se sumó.

Con esto me puse a pensar que en Chile ya casi no tomamos once y que, por los horarios que tenemos, lo que tendemos a hacer es una once-comida (o de frentón una comida-comida). ¡Cómo pasó esto! Si muchos de los extranjeros que vienen a nuestro país dicen que no hay cosa más chilena que la once.

Evitar que esto siga ocurriendo no solo es un tema de recuperar una tradición estéticamente linda y familiarmente valiosa, sino que también es rescatar un buen hábito alimenticio, que, sin irnos al chancho con el pan, nos podría ayudar a disminuir los índices de sobrepeso y obesidad que tenemos como país.

Este post es una invitación a recordar el valor de una buena oncesita en nuestras vidas, ¿quién se suma?

Foto: Paulina Astudillo

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

16 COMENTARIOS

  1. La mejor once es la que se sirve un sábado cuando la familia no se ha levantado de la sobremesa aún… Esa tertulia que no decae por horas!

  2. nada mas triste que tomar once en la pega con un te pelado y unas galletas…. es un sacrilegio llamarlo once… Los fines de semana no mas se puede, pero en la semana que uno lega a las casa con cuea a las 20:00 hrs no hay ninguna posibilidad.

    • Ay que purista! Yo cuando estaba embarazada hacía lo mismo sobretodo porque no puedes tomar cafeína (que tb esta en el té). Algunos doctores te dicen que tienes que comer eso!

      • En las tardes me caliento una taza de leche con colacao en el micronda de la oficina y no lo llamaria once. La once es con algo rico, con compartir, con calma, no apurado arriba de un escritorio y con los telefonos sonando.

  3. Mi once favorita cuanfo era chica era leche con plátano y pan con queso derretido. Yq nunca tomo eso 🙁 buena idea pal fin de semana largo!

  4. Yo he trabajado en varias partes y con distintos horarios…y en general en las pegas donde sales a las 5 o 6 Tomás once en tu casa después…pero la gente que sale mas tarde no puede, no en todas las pegas puedes dejar de trabajar por comer. Incluso cuando trabajé en varios rubros en el mall (retail, restaurante y juegos) no te dejan ni tomar agua, xq no puedes tener alimentos (incluye la botella de agua) en la sala de exhibición… y digamos que ni al baño te dejan ir de muy buena gana… si pasa un supervisor te amonesta x no estar trabajando cuando pasó la vez pasada o no te renuevan contrato x sacar la vuelta (ir varias veces en la jornada al baño que queda en otro piso o al otro lado del mall)
    Es súper penoso… y a mi en mi ex pega (restaurante abc1) me llamaron n veces la atención x comer (comida que llevaba yo) entremedio del turno (xq la colación era antes o después del turno, a las 12.30 y 7.30) y eran mil horas sin comer, nadie puede, no es sano…
    No sacan nada de incentivar hábitos saludables si no los puede llevar a cabo el trabajador promedio

  5. En la pega que tenia hasta hace poco (era en un cafe en vitacura) nos daban once que incluia : capuccino, latte o te mas dos pancitos de salmon ahumado con palta y rucula o un pastel, nada saludable jaja pero delicioso, sin duda extrañare esos gustos que si fueran todos los dias desde mi bolsillo seria carisimo

  6. Qué rico!! Amo la once, me trae muchos recuerdo de niña….con mis papás, mis abuelos. Lamentablemente, las jordanas de trabajo largas han matado esa costumbre; ahora con suerte a las 20:30 una once – comida (o comida, chancheo, picoteo con un traguito), al menos con mi marido lo hacemos así, incluso los fines de semanas ya que uno se acostumbra. Sin embargo, hay un solo lugar donde la once sigue siendo temprano y la disfruto a concho: con mis abuelos, ellos tienen sus horarios más a la antigua y todos nos unimos a eso 😀

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here