Inicio SOCIEDAD La impresentable sentencia a hombre que violó a hijastra por 7 años

La impresentable sentencia a hombre que violó a hijastra por 7 años

922
Compartir

hombre que violó
por lucy

En nuestro chat con las compañeras de Zancada, una de nosotras comentó anoche sobre el caso de un hombre que violó a su hijastra desde que ella tenía 6 años hasta los 13, y cómo la condena fue rebajada por su supuesta conducta anterior intachable.

Según la web de la Fiscalía, la sentencia dice textual: “es un destacado profesor, ha viajado al extranjero, ha recibido premios, es un destacado luthier, que hace clases a sus alumnos, todos mayores de edad” y que sufrió vulneraciones de derechos cuando era joven, “lo que incluso le hizo ganarse una beca Valech. Todos estos son antecedentes bastantes para considerar que el acusado se ha destacado en sus labores culturales, aspectos relevantes para calificar su conducta anterior irreprochable”.

Es por esas razones -que nada tienen que ver con el delito que cometió durante AÑOS- que el Tribunal de Juicio Oral en lo penal de Valdivia condenó al acusado Nicanor Clenardo Oporto Martínez a 7 años de presidio en vez de los 13 que había solicitado la Fiscal. ¡¿Qué puede tener que ver su supuesto aporte cultural con un delito como abusar de una menor reiteradamente y durante tanto tiempo?! Indignante.

Lo más frustrante es que, al comentar este caso, entre nuestros comentarios aparecieron otros ejemplos recientes, como el de la menor que fue violada durante dos años por su profesor de tenis, también en Valdivia, quien cumple una sentencia de libertad vigilada por sólo 4 años, y que pretende volver a vivir en el club de tenis donde abusó de la joven, “porque ha vivido por más de 30 años al interior del club y que solo se le restringió acercarse a la menor que lo denunció, quien ya no juega en ese centro deportivo”.

Si los casos reiterados y las condenas inexistentes o impresentables no son razón para creer en la violencia de género y en cómo ésta se sigue perpetuando incluso en los lugares donde debería haber justicia (como los Tribunales), honestamente nos cuesta creer que algún día un abusador cumpla condenas ejemplificadoras y que la sociedad aprenda que éstas son cosas que suceden a diario, en todos lados, y que hasta cuándo vamos a seguir aceptándolas.

6 COMENTARIOS

  1. Qué mal, lo de conducta intachable debería aplicarse solo a ciertos delitos como económicos, pero no cuando hay una violación u homicidios. Son muy graves para que se aplique sea atenuante.

  2. Qué rabia!!! como si su “labor cultural” le quitara lo depravado o redujera el daño que causó con sus actos. Mientras la “justicia” siga así, bajándole el perfil a estos casos, no castigando en la forma merecida, los abusadores van a seguir confiados haciendo de las suyas….total? zafan con cualquier estupidez.

  3. Muchas víctimas no denuncian por esto
    Para que vas a hacer público tu caso, esperar a que te critiquen, que no te crean, que digan que fuiste culpable de que te abusaran, que todo tu entorno lo sepa, que te tengan lástima o asco, que duden de tu integridad, que opinen, tener que repetir los hechos horribles que te pasaron una y otra vez para validar tu testimonio para que al final el caso sea impune o le bajen el perfil
    Si las penas ya son bajas, al menos deberían ser efectivas en su totalidad

  4. Siempre soy el abogado del diablo en estos temas, pero me gustaría hacer algunos alcances.
    Yo estudio derecho y me gusta el derecho penal, hice mi práctica en la DPP y me “especialicé” en esa área en la U. Con esto no estoy diciendo que mi opinión vale más que la del resto, sino que mi perspectiva es desde lo jurídico y lo criminalístico.
    La atenuante de irreprochable conducta tiene que ver con una cuestión muy discutida en el derecho penal, que es si juzgamos personas o actos. Me explico: si juzgados actos en sí mismos, aislados, no existiría esta atenuante, pero tampoco la agravante de reincidencia (que no necesariamente se refiere al mismo delito). Si se juzga a la persona, caemos en revisiones históricas de su conducta y también en nociones bastante discutibles como la “peligrosidad”, entre otras.
    La atenuante de irreprochable conducta se juzga en concreto, de ahí el análisis de la historia del sujeto; en ese contexto es de aplicación general y está pensada para la mayoría. La gran mayoría de los delitos en nuestro país son contra la propiedad, y de cuantía bastante baja. La idea es evitar el contacto criminal del delincuente y darle “una segunda oportunidad”.
    ¿Suena horrible en un violador? Sí. Pero todos, incluidos los violadores, tenemos derechos y muchos de ellos están garantizados en los tratados internacionales. No es cuestión de llegar y hacer diferencias por tipo de delito, porque nos parezcan “inaceptables”, “horribles”, “depravados” o cualquier otra consideración subjetiva.
    Me parece tremendo el delito, no se me malinterprete. Pero el derecho penal completo está rancio y no es una cuestión particular del delito de violación.
    El tema de las “penas ejemplificadoras” está dejándose bastante de lado. Eso implica, directamente, utilizar al individuo como un medio y no como un fin, como lo indican las exigencias mínimas del trato digno. E insisto en la idea: todos tenemos dignidad y derechos, nos guste o no. Se relaciona con la llamada prevención general negativa de la pena, de asustar al resto de la población para que no cometa delitos, y ha sido considerada históricamente como un fundamento de la pena de cárcel contraria a los derechos humanos y la dignidad humana.
    Finalmente me gustaría agregar algo que me imagino pocos saben, pero en los delitos sexuales el condenado, no importa la duración o modalidad de la pena principal, queda sujeto a la pena accesoria de control por parte del Tribunal y debe presentarse cada 6 meses por 10 años.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here