por @ferfierroo
Atypical se estrenó hace un par de semanas en Netflix, tiene 8 capítulos que duran 30 minutos cada uno, por lo que comprenderán que me los vi todos de una sentada.

La serie trata de un adolescente con autismo, un “autismo funcional” como lo llaman en la serie y que incluso ha sido la causa de que muchos critiquen que se enfoque en un aspecto “más fácil o llevadero” del autismo. Pero para nosotros los neurotípicos que no conocíamos mucho del tema o al menos no lo veíamos como cercano, abrió un mundo y, por sobre todo la serie nos enseñó a empatizar.

Su protagonista es Sam (Keir Gilchrist) y está obsesionado con todo lo relacionado a la antártica. Acude todas las semanas a terapia en la que le sugieren ser más sociable y cómo dar pequeños pasos para lograrlo, en especial el hecho de conseguir polola.

Su familia gira en torno a él, tiene una madre –interpretada magistralmente por Jennifer Jason Leigh– que vive su vida organizada para su hijo. Tiene una pizarra gigante donde anota cada actividad del día y visualiza la monotonía de su vida diaria. Su matrimonio es inestable aunque se apoyan mutuamente de vez en cuando. Aunque el padre (Michael Rapaport) aún no sepa cómo lidiar con la realidad de su hijo y le cueste comunicarse y saber cómo interactuar con él, lo intenta. Trata de ser su compañero y consejero en esta faceta de la búsqueda del amor.

Casey (Brigette Lundy-Paine) es la hermana de Sam y la encargada de protegerlo en el colegio, sentimos su rabia al verse desplazada del centro de atención siempre, pero también no deja ni por un minuto de preocuparse por el bienestar de su hermano.

Las relaciones entre los personajes son lo que más me gustó de la serie, y cómo a través de ellas nos conectamos con los integrantes de la familia sin juzgarlos, al contrario, uno entiende por qué cada uno hace lo que hace.

También los personajes externos a la familia son notables. El maduro y comprensivo pololo de Casey (¿alguien alguna vez tuvo un pololo perfecto a los 16?). Zahid, el mejor amigo que lo guía en los temas de la conquista y el amor y finalmente… su polola, quien aprovecha de ordenar los calcetines una vez que él, aburrido de que cambiara su rutina y tocara todas sus cosas favoritas, la encierra en el clóset y ella en vez de enojarse, lo entiende y lo ayuda.
Y eso es lo que más rescato de Atypical, que nos ayuda a entender al otro.

22 COMENTARIOS

  1. La vi en maratón. Me gustó mucho ver las funciones en el hogar de cada uno y me ayudó también a conocer esta realidad. A la mamá la odié a muchos ratos y la hermana absolutamente amada. Me recordó a ratos a Sheldon Cooper.

  2. La empecé a ver el finde, por supuesto no pude terminar proque mis hijas llegaron a quitarme la tele…. en fin…. sobre la linea (¿alguien alguna vez tuvo un pololo perfecto a los 16?) mi respuesta es ¡¡¡SI!!!, con mi esposo estamos juntos desde que tengo 16.

  3. Soy mamá de un niño con TEA y siento que la serie los representa en un 100%. Muy buena forma de dar a conocer los sentimientos y la forma de ver el mundo que tienen estos niños, para que puedan ser mejor comprendidos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here