ejercicios para la memoria
por Mari

A veces me llego a asustar de la cantidad de cosas que olvido durante el día. Lo clásico que me pasa es que me levanto de mi escritorio a buscar algo a otra habitación y cuando llego veo otra cosa que me distrae y vuelvo a mi asiento sin haber traído lo que me levanté a buscar. La solución: ir repitiendo lo que necesito en el camino “tijeras, tijeras, tijeras” hasta que tomo las tijeras y las trago a mi puesto. Sí, así de necesario.

También he notado que le cuento algo a una amiga y me dice que ya se lo conté. No a nivel abuelita, pero me ha pasado ya un par de veces que le digo a mi amiga “nunca me contaste X” y me jura que sí lo hizo. Una de las dos está equivocada. La solución: Ninguna, sólo preguntar antes “te conté que…?”.

Lo otro y que ya me di por vencida es que se me olvidan los compromisos que no anoto. La solución: Google calendar es mi copiloto, y gracias a que está sincronizado con el celular, me llegan alertas de los próximos eventos al comenzar el día.

Una vez me dijeron que esos episodios desmemoriados no tienen mayor importancia, y que cuando hay que preocuparse es cuando veas un objeto y no sepas para qué sirve, por ejemplo. Terrible.

Tengo 35 años y creo que no está de más ejercitar la memoria porque perderla es algo que me aterra profundamente, el alzheimer es de las enfermedades más duras que he visto, y no se la deseo a nadie. Acá una recopilación de ejercicios que más vale practicar más temprano que tarde:

– Tratar de memorizar teléfonos (como antes de los celulares)
– Mirar fotos antiguas y esforzarte por recordar las circunstancias
– Hacer deportes que involucren rutinas o esquemas
– Armar un mueble en vez de pedir que te lo armen para forzar al cerebro a prestar atención y comprender cosas que no acostumbra
– Aprender otro idioma
– Juegos para la memoria como el sudoku, el ajedrez, crucigramas
Leer
– Aprender cosas nuevas. Hacer talleres, ver tutoriales, nunca es tarde
Meditar
– Combatir el estrés estableciendo objetivos realistas; haciendo pausas durante el trabajo; expresando los sentimientos y enfocándote en una sola tarea a la vez
Duerme
– Usa la mano izquierda si eres diestro y vice versa
– Evita la grasa saturada, consume más Omega 3, té verde,
– Toma vino tinto (con moderación, obvio) ya que contiene reservatrol, que incrementa la circulación sanguínea al cerebro, al igual que el chocolate oscuro.
– Ocupa todos tus sentidos

Fuentes: vidaysalud.com, tugimnasiacerebral.com.

También te puede interesar: ¿Qué hacen antes de acostarse a dormir?; Hojas de melisa para dormir y relajarse; Formas de llorar; 7 consejos para envejecer bien; Cambiar los muebles de lugar; El desafío de leer Los detectives salvajes en tres semanas; 3 hábitos para quererse más cada día; 21 tips para un estilo de vida más sano; Anotar tres cosas buenas de cada día.

9 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here