por Lala

Andrea Salazar es abogada de profesión y feminista por experiencia. Tiene 31 años y, cuenta, principalmente se ha dedicado a la política. En la Universidad de Chile – donde estudió – participó de varias organizaciones como el Colectivo Arrebol, Nuevo Chile, Fundación Decide. Fue una de las fundadoras del Núcleo feminista del Autonomismo y “aunque no lo crean fue bastante polémico en su momento porque hasta ese entonces se hablaba poco o nada de feminismo en las organizaciones políticas”. En 2013 se fue a Magallanes a apoyar la campaña de Gabriel Boric y durante tres años trabajó como su asesora legislativa. Hoy postula a diputada por el Frente Amplio, en el distrito 12 (La Florida, La Pintana, Pirque, Puente Alto, San José de Maipo).

¿Por qué quieres ser diputada? 
Porque llegó el momento de abrir las puertas del Congreso a quienes nunca hemos ingresado. Las feministas, las populares, las que luchamos por educación pública, gratuita, de calidad y no sexista. Las que dijimos “ni una menos”, en definitiva, el pueblo de Chile. Quiero que seamos diputadas las comunes y corrientes para que nos autorepresentemos y construyamos un Chile para las mayorías y no para el 5% más rico de este país.

¿Por qué elegiste el distrito 12?
Nunca me imaginé ir por otro distrito. Soy floridana, viví ahí hasta los 26 años y sé lo que significa vivir en la periferia, sé lo que es demorarse más de una hora en llegar a la casa o no tener micro para volver en la noche. Harto se habla del centralismo que se vive en Chile, pero poco del centralismo que se vive en Santiago. No es lo mismo vivir en La Pintana o en Puente que en Vitacura. Hay una educación, una salud, una ciudad para ricos y otra para pobres. Creo que es un desafío importante mostrar esta realidad y organizarse para cambiarla.

¿Por qué es importante ser abiertamente una candidatura feminista? 
En Chile las mujeres no somos consideradas personas, así de duro. Somos objetos sexuales, incubadoras, nos matan y nos violentan como a Andrea, solo por el hecho de ser mujeres. Me parece importante en ese contexto reconocerse feminista, pero hay que tener cuidado. Hoy la mayoría de las mujeres que van al Congreso, incluso las de derecha y de la Nueva Mayoría, se dicen feministas. Pero nosotras no queremos un feminismo deslavado, que no incomode, que deje las cosas tal como están. Queremos un feminismo que cuestione radicalmente la sociedad en la que vivimos, que cuestione la violencia, que cuestione que las mujeres no recibamos remuneración por el trabajo doméstico, que seamos las únicas que cuidemos a nuestros hijos y a nuestros padres, en definitiva, que cuestione el rol que se nos ha asignado a las mujeres y disidencias sexuales y proponga una forma nueva de vivir la vida.

¿Cuáles son los ejes centrales de tu candidatura?
Los ejes centrales de nuestra candidatura son los que los mismos vecinos y vecinas del territorio han ido poniendo sobre la mesa.
Primero, la garantía de derechos sociales como el derecho a la salud, vivienda y educación. Vamos a luchar por ellos y no sólo por su acceso. Por ejemplo, no queremos solamente que hayan más viviendas, queremos que sean dignas y de calidad. Con buen aislamiento, con un tamaño que nos permita vivir bien, con espacios comunes para compartir con nuestros vecinos, con luminarias que nos den seguridad, etc.
Por eso el buen vivir es también otro de los ejes centrales, requerimos una nueva relación con nuestro ambiente y nuestro entorno, para ello es crucial tener, por ejemplo, una red de transporte público a escala humana y nueva red de metro para transportarnos de manera digna y tener más tiempo libre. Por último, queremos poner atención en los niños y niñas y adultos mayores. En esta sociedad quienes no son productivos, no son considerados por nadie. Nos plegamos para ello a la propuesta de la Coordinadora No más AFP para luchar por un nuevo sistema de pensiones solidario, de reparto, tripartito y que considere las lagunas de las mujeres por ser cuidadoras. Proponemos por ello también un sistema nacional de cuidados público y un nuevo trato a la niñez y la juventud en Chile. Ahora, todo esto requerirá sin lugar a dudas de una Asamblea Constituyente.

¿Por qué crees que es importante votar y participar de las elecciones?
Yo sé que están todos muy chatos de la política o más bien de los políticos y probablemente, después de todos los casos de corrupción sea muy pocos los que se animen a votar. Yo creo que es importante re encantarnos con la política, además de votar hay que organizarse, articularse con los vecinos, los compañeros de trabajo, los compañeros de curso, porque al final del día la disputa electoral es una más de las canchas donde tenemos que competir contra los que van ganando.

¿Qué cosas te hacen sentir de nuevo como niña?
Me encanta jugar. No creo que el juego sea privativo de la niñez, pero en esta sociedad hecha para ser maquinitas que producen, el juego, el tiempo libre, el ocio, son mal vistos y los dejamos harto de lado. Me gustan todo tipo de juegos, desde los juegos de mesa hasta inventar mis propios juegos. Reconozco que soy bien competitiva, culpo al neoliberalismo de eso, pero estoy super dispuesta a inventar juegos más colaborativos jaja.

Y lo otro que más me hace sentir como niña es el contacto con la naturaleza, con la tierra húmeda, con los árboles. También correr, hacer la invertida, la rueda. La adultez me disoció harto con mi cuerpo, como si fuera un otro, re conectarme con él me hace volver rápidamente a la niñez.

Nombra uno o más objetos indispensables
copita menstrual es uno de los mejores inventos de la humanidad, la probé y nunca más pude usar un tampón o una toallita.
Es mucho más barata, es ecológica y cómoda. Yo creo que no es tan masiva porque es menos rentable, pero la súper recomiendo y estoy segura que si la usan no se van a arrepentir y la van a andar recomendando en todos lados como yo.
El otro objeto indispensable y que me da mucha felicidad es la bicicleta, es mi medio de transporte favorito. Igual que la copita, es más barato y no contamina, además haces ejercicio y en las tardes de primavera el vientecito en la cara al pedalear es lo más hermoso que te puede pasar.

Danos una buena picada.
El 4 de noviembre es el Décimo Carnaval Cultural de Villa O’Higgins. Es un espacio para disfrutar, conocer a los vecinos, escuchar música de distintos tipos. Además se levantan dos carpas para la difusión de documentales y de charlas y/o debates.
También recomiendo las empanadas del “Huevos de oro” y las sopitas del “Antiguo sueño”, ambos en el Cajón.

¿Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
Más que un lugar lo que más me gusta de Santiago es que esté entre dos cordilleras. La de los Andes, hermosa, y la de la costa, siempre tan ninguneada. Me gustan sus colores, me gusta verlas después de un día de lluvia, me gusta lo que significan para quienes crecimos en esta ciudad. De hecho, mi último tatuaje es una cordillera que dice “dinos la verdad”, como la canción Cordillera de Alex Anwandter.

¿Cuál es la película que más veces has visto?
En mi casa teníamos sólo un par de VHS con películas que grabábamos de la tv. No teníamos mucha variedad así que las que tenía las veía una y otra vez, mi favorita de esas era “Generación perdida” (the lost boys). Una película de vampiros. La verdad es que me gustaba porque estaba enamorada de todos los personajes, femeninos y masculinos. Además la banda sonora incluía a los Doors.

¿Qué mujeres de la literatura (autoras o personajes) han influido en tu vida?
Gabriela Mistral de todas maneras. En el colegio nos hicieron elegir a un personaje, disfrazarnos de él y exponer sobre su obra.
Mis compañeras eligieron en general personajes masculinos o bien, femeninos con los que pudieran tirar pinta. Con mi mamá elegimos a Gabriela. Al principio me dio vergüenza ir vestida así, pero luego me gustó la idea. De ahí en adelante la empecé a leer y la conocí más allá de la Gabriela descafeinada que nos quieren vender. Su pluma es hermosa, su crítica social potente y su salida del clóset la más épica de la historia de Chile.
Me gustan mucho las novelas, pero hay pocos personajes femeninos que me hayan llamado la atención. La mayoría de los personajes femeninos siempre son las musas, nunca las protagonistas. Admiradas por su belleza y no por su inteligencia, su creatividad o sus hazañas. La maga de Cortázar por ejemplo, es una gran exponente de la musa que observa en silencio mientras los hombres hablan de literatura y política.

Cuéntanos una manía insoportable que tengas
Más que una manía, diría que es una anti-manía, pero es lo más insoportable que tengo así que califica. Pierdo las llaves, la billetera y el celular todo el tiempo. Cada vez que voy a la casa de un amigo/a dejo algo.  A veces he ido a buscar una cosa y se me queda otra. Tengo todo repartido por todos lados. Si alguien tiene un tip para ayudarme, que me avise por favor.

Recomiéndanos una canción para animar la mañana de lunes y otra para bailar la noche de viernes.
Es difícil animar las mañanas de lunes, yo al menos necesito empezar la semana empoderada así que recomiendo “Soy” de Miss Bolivia o “Quien Manda” de Mala Rodríguez.


Y para el viernes, aunque me tienta recomendar un reggaetón de los lentos, recomiendo “Traición” de Alex Anwandter. El disco Amiga es el mejor disco del 2017, sin lugar a dudas.

En un año de elecciones te puede interesar leer: Elecciones y la abstención: ¿por qué no votan?, Baja participación política, ¿valoramos la democracia?, #TambiénEsTrabajo: la campaña que busca dar visibilidad al trabajo doméstico.

3 COMENTARIOS

  1. Vamos Andrea!!!
    Menos feminismo de slogan de Ripley, y más bajadas concretas! El reconocimiento del trabajo doméstico y reproductivo es, sin duda, un nuevo paradigma y la sociedad entera se verá beneficiada.
    Éxito en noviembre! Tienes mi voto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.