por Lala

Estoy acostumbrada a las idas y venidas de amigos y familia. Cuando era chica una de mis mejores amigas se fue a vivir a España y no existía internet así que nos mandábamos unas cartas gigantes por correo y era maravilloso cuando aparecía el cartero con prácticamente un cuaderno escrito por mi amiga. Yo me esmeraba en escribirle cartas entretenidas y largas, con colores, stickers, que mi mamá después llevaba al correo.

Hace algunos años, otra de mis mejores amigas se fue a vivir a Canadá por varios años. Gracias a internet nos mantuvimos siempre en contacto y nuestra amistad creció un montón. Creo que fue decisivo para ser hoy las grandes amigas que somos. Ella regresó y todos esos años fuera se sintieron como un paréntesis donde, a pesar de todo, seguimos siempre juntas, acompañándonos. Ahora soy yo quien se fue por un tiempo y ella sigue ahí, mandándome audios de whatsapp en momentos inesperados (lo mejor!), haciéndome sentir como en casa.

Los cambios en la rutina y en lo cotidiano siempre ponen a prueba las relaciones. Algunas amistades se van diluyendo, y hay que asumirlo con tranquilidad porque así es la vida; a esta altura ya le quité todo el dramatismo. Otras relaciones, como esta amiga y otras más que se han ido sumando a mi vida con más fuerza este último tiempo, se fortalecen y crecen. Se transforman en invencibles. Me alegra saber que, a pesar de que a veces hace falta un abrazo, a un clic de distancia hay alguien esperando un mensaje, o alguien que está juntando anécdotas para mandarte un gran correo o largo audio para que no te pierdas nada.

¿Se puede? Claro, siempre se puede.

También te puede gustar leer: Cuando una amiga se va a vivir a otro país; Runology: correr es la excusa, viajando es la forma; Las amigas de mi amiga; Terminé con mi mejor amiga; ¿Cómo es que he tenido la misma mejor amiga por dos décadas?; Lo bueno de las diferencias de edad entre amigas.

Sofia Sforza

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.