por Lala

Una amiga una vez me dijo que iba a dar una vuelta en bicicleta para encontrar al amor de su vida. Nunca se me hubiera ocurrido pensar que, paseando o moviéndose en bici, alguien podría encontrar el amor. Afortunadamente, otros son más optimistas, como Paula Sommariva y Gonzalo Ferrada, quienes dieron vida al sitio Amor en Bici.

“Originalmente la idea fue de Paula, ella usaba la página para hacer difusión de actividades ciclistas en Chile, pero la página estaba tirada desde hace un tiempo. Ahí fue cuando le escribí un día para contarle que tenía un idea para revivir ese proyecto, pero cambiando el concepto completamente y enfocándolo en relatos de amor, desamor y joteo entre personas involucradas con las bicicletas. A su vez, la idea llegó a mí luego de una decepción amorosa cuando una ciclista con la que salía me rompió el corazón, entonces enfoqué ese sentimiento en escribir y de algunas de mis experiencias ciclistas nacieron los primeros relatos. El resto fue correr la voz para pedir colaboraciones y empezar a publicar las historias que van llegando en conjunto con los lindos diseños de la Pau”.

¿Mi amiga tenía razón?, pienso. Gonzalo dice que él sí cree que se puede encontrar el amor pedaleando. “Tenemos un montón de historias de personas que conocieron a su pareja en cicletadas con amigos o en eventos ciclistas masivos. Hace unos días nos escribió una chica que conoció a su pareja en el último pedaleo a Lo Vázquez, cuando los dos quedaron rezagados de sus respectivos grupos y se acompañaron hasta terminar el recorrido, de allí que no se separaron más”.

Pero a Amor en Bici también llegan otras historias, igual de inspiradoras: “hace un tiempo nos enviaron una historia de un chico enamorado de su bicicleta y cómo ésta cambió su vida, también tenemos una de un chileno que viaja por el mundo en su bici y que en Serbia rescató a un perrito que se convirtió en su compañero de viaje. Hay de todo y para todos los gustos, algunas románticas y otras tristes. Otras cuantas son divertidas y hasta hay algunos poemas que nos han enviado. En el fondo cada quién vive su Amor en Bici de distinta forma y nos gusta que contar esas historias”, cuenta Gonzalo.

Pero el amor sobre ruedas va más allá. Hace un tiempo incluso hubo un matrimonio en bicicleta. Gonzalo cuenta que “un grupo llamado BMT estaba organizando un matrimonio para una pareja que se conoció en uno de sus eventos y que estaba por casarse. Un fin de semana antes del matrimonio oficial se organizó una subida al cerro San Cristóbal, para la que los novios se mandaron a hacer unas tricotas (las camisetas que usualmente se usan en ciclismo) de novio y novia. El resto de quienes subimos llevamos globos, música y las ganas de compartir esta ceremonia simbólica con ellos. Pero en el fondo sé que para ellos ese fue su matrimonio de verdad… Si hasta el ramo y la liga tiraron en esa ocasión. Realmente fue una actividad bonita a la que tuvimos el honor de ser invitados”.

Gonzalo es un ciclista urbano hace 14 años y cuenta que gracias a eso ha conocido a grandes amigos. Hoy, además, el movimiento de ciclistas y el interés por moverse distinto por la ciudad ha hecho que cada vez más personas opten por este medio de transporte y, por qué no, estilo de vida. Quienes quieran compartir sus historias ciclistas pueden hacerlo aquí.

También te puede interesar: EatWith: una plataforma para viajar, comer y compartir; App TodoVa, el “uber” de la mensajería; Ir al supermercado sin moverte de tu casa

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.