cuando estoy mal
por Andy

Hay temporadas en las que todo anda mal, o al menos así nos parece. Todo tiene remedio, insiste una amiga en decirme, y yo le creo, porque quiero que así sea. Hice una lista de cosas que me reconfortan cuando estoy mal por si alguna no está pasando por un buen momento, bienvenidas las sugerencias! (y al mal tiempo, buena cara):

Hablar. Siempre siempre será mejor sacar la angustia. Siempre sirve conversar pero no con todoel mundo, eso sólo te traerá una lluvia de opiniones y puedes confindirte más. Tú sabes quién será buena escuchándote.

Trabajar. No hay nada que me haga sentir más útil –y que estoy haciendo algo por la vida– que estar sentada frente a mi escritorio sumergida en mi computador trabajando. No te preocupes, ocúpate, dice el dicho.

Ducharme. Una ducha caliente (onda bien caliente) me hará perder la noción del tiempo y de la realidad, lo que a veces es muy necesario. No importa si es de mañana o de noche.

Detenerte a descansar. Tenderme sobre la cama o un sillón por 3 minutos puede hacer la diferencia en un día largo y agotador. Y nada se atrasará demasiado por 3 minutos.

Usar ropa cómoda pero linda. Soy de las que llega a la casa a sacarse los zapatos y ojalá los pantalones. La ropa me cansa. Por eso es bueno tener un par de pantalones o vestidos que se vean un poco de vestir pero no sean apretados ni de tejidos estrechos. Ojo que no estoy diciendo que andes con ropa fea y de flojera, optemos por el cómodo/lindo.

Tener una serie buena bajo la manga puede ser una gran compañía. Yo trato de tener siempre una más liviana que la otra, y ojalá de episodios cortos para usar de comodidad cuando necesito despejarme y no sufrir con los dramas de los protagonistas.

Regalonea con tu perro o tu gato. No hay nada como el amor animal. Si no tienes, considera adoptar.

Levántate altiro. No te quedes dando vueltas en la cama en el desvelo, es el mejor caldo de cultivo para darse vueltas sobre lo mismo.

Llora. Si no puedes llorar para sacar la angustia, mira una película para llorar. Funcionará como la llave que abre el muchas veces necesario mar de lágrimas.

Haz ejercicio. Si no sueles hacer deporte, una caminata puede ayudar a despejarte, cambia el viaje en taxi, micro o metro por uno a pie.

Ayo Ogunseinde

También te puede interesar: El liberador ejercicio de dejar de hacer listas; La pena de las depresiones escondidas; ¿Y si me voy a la mierda?; El deporte me sube el ánimo; Mi pequeño oasis para el ánimo; ¿Qué hacer para terminar con un día de mierda?.

5 COMENTARIOS

  1. Una serie o leer siempre me desconecta . Algo que te haga pensar en otra cosa. También juntarse con los amigos y conversar puras leseras.

  2. Faltó comer algo rico!! darse un gustito con algo que quizás no comamos con mucha frecuencia y hacerlo pensando que es un autoregalo por soportar el mal momento

  3. Té con leche!
    Es una mezcla que me gusta mucho, pero que además, me hace sentir reconfortada. Es como un abrazo en versión bebida 💓

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.