Inicio SOCIEDAD trabajo Renunciar sin tener otro trabajo

Renunciar sin tener otro trabajo

666
Compartir


por Rosa

En febrero del año pasado entré a trabajar a un lugar que, de buenas a primeras, me parecía espectacular. Buen ambiente, un equipo de trabajo motivado y súper buena onda, un aparentemente buen jefe, en fin, nada que me hiciera pensar en renunciar, menos aún sin que este cambio estuviera motivado por otra alternativa mejor. Pero no todo lo que brilla es oro.

Pasado el tiempo empecé a conocer la verdadera personalidad de mi jefe y empezaron los problemas. Encontrones que terminaban a los gritos (no solo conmigo, también con el resto del equipo), periodos de calma, pero luego todo reventó cuando regresé de mis vacaciones. Inesperadamente se portó pésimo conmigo y, básicamente, quiso poner al equipo en mi contra, lo que mis compañeros no aguantaron. Se lo hicieron saber y, apenas regresé, me pusieron al día. Me sentí pésimo, conociendo su actitud pasivo-agresiva, sabía que lo que se venía iba a ser difícil. Él no me iba a echar, sino que iba a hacer que yo renunciara. Viendo cómo había llevado al límite a otros compañeros, lo pensé rápidamente y tomé la decisión de irme. Es cierto, pude hacerlo porque no tengo hijos ni grandes responsabilidades y porque llevaba un tiempo pituteando por otros lados, por lo que podía mantenerme a flote un rato. Venía la devolución de impuestos, en fin, saqué las cuentas y al día siguiente a primera hora presenté mi renuncia.

Me sorprendió la actitud de mi jefe, le importó realmente un pepino. No fue capaz de mirarme a la cara y solo respondía: sí, ok, tú eres libre de hacer lo que quieras. Me hizo reafirmar mi decisión, no podía seguir ahí. Los primeros días fueron difíciles, pero fueron apareciendo distintas opciones. Muchos me recomendaron denunciarlo por acoso laboral, pero pensé en lo que eso significaría y no quise pasar por eso. Me pagaron todo lo que correspondía así que no tuve que pelear nada. No iba a ganar nada denunciando más que un mal rato.

Pensé que renunciar así era una locura que no hacía nadie más, pero una hace un tiempo se publicó una encuesta que reveló que dos tercios de los chilenos renunciaría sin tener otra opción laboral. Es que a veces es importante poner ante todo la estabilidad y salud mental, porque no hay nada peor que un trabajo donde te tratan mal o despiertas en la mañana pensando en que solo irás a sufrir al trabajo. ¿Les ha pasado? ¿Han renunciado sin tener otra opción?

El trabajo nos ha dado mucho de qué hablar. Sigue leyendo el momento en que te despiden del trabajo, mal jefe en buen trabajo: ¿hasta qué punto se aguanta?, armarse de valor y renunciar a un trabajo que no te gusta, o quizás te preguntes ¿Cuánto tiempo durar en un trabajo?

*Si quieres escribir en Zancada, tienes que mandar tu texto con título y nombre con el que quieres firmar a contacto@zancada.com en un mail titulado TEXTO. Como siempre, si va con nuestra línea editorial felices lo publicaremos.

7 COMENTARIOS

  1. Cosa de cada uno. Los derechos laborales, la inspección del trabajo, los Tribunales del Trabajo son de ls pocas instituciones en Chile que funcionan bien.

    El proceso obviamente requiere un tiempo prudente (porque aunque a uno le prezca que todo es evidente, hay que dar espacio a la répmica y a la prueba) pero en geneal es muy beneficioso y el trabajador se encuentra muy protegido. El acoso laboral está protegiso por la tutela laboral, que es un procedimiento bastante dficiente. Además, del abogado no deben preocuparse, porque todos los laborales te conran un porcentaje de lo que obtengas o puedes acudir a la defensoría laboral.

    Además, se supone que es deber de uno para con el resto de los colegas denunciar. Así como la autora del post creyó que la enpresa era otra cosa, otros que vengan después van a incurrir en el mismo error. Y esas cosas se deben tansparentar y saber. Hay registros de “calidad laboral” en la Dirección del Trabajo (en realidad no pero si hay Dicom
    laboral, registro de sanciones de turela y otros, pero que al fianl cumplen la misma función) a los que cualquiera puede revisar para aver donde se está empleando.

    Yo ko recomendaría a nadie a renunciar, jamás, salvo que te quieras buenamente ir. Pero si es por estas razones, no. Denuncie, demande, haga valer sus derechos.

  2. Leo esta historia y es como si alguien cercano a mi hubiera escrito todo por lo que he pasado este año en el ámbito laboral, hasta en los detalles es igual a lo mío (vacaciones, actitud de mi Jefe, devolución de impuestos) …. En fin, ahora Busco trabajo , me ha costado encontrar, pero estoy muy tranquila y no me arrepiento de mi decisión.

  3. Lo he hecho dos veces y simplemente porque estaba aburrida nomas. Ademas, afortunadamente siempre ahorro bastante, tengo como un piso donde afirmarme, ademas, mientras busco el siguiente empleo pituteo en lo que sea porque la idea es que no deje de entrar dinero. Hay que pensar que lo primero es la salud mental, y que aunque no tengamos niuno siempre habra gente que nos quiera ( pareja, familia y amigos) que nos apoyara, si yo tengo los mediod no dudaria ni un segundo apoyar a un ser querido que pada por un problema economico. Ahora, yo soy joven, sin hijos, no pago dividendo, etc, supongo que con mayores responsabilidades es muy distinta la cosa.

  4. Yo lo hice y no me arrepiento, no fué facil, pero sobreviví, me las rebusqué y al final salí adelante….creo que hay límites que uno no debe permitir que se sobrepasen, porsupuesto, esos limites dependen de cada cual, pero creo que humillarse, pasarlo pésimo, y finalmente enfermarse por un trabajo no vale la pena, es mejor ser valiente y mandar a todos a la mierda no más ( si es que hay razones válidas, obvio)….se pasa mal, pero se sale adelante!!!! hoy al mirar en restrospectiva cuando hice eso….y a pesar de que me costó todo el proceso, pienso que fué lo correcto, es mas, debí haber aguantado menos y haber renunciado antes!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here