Inicio CUERPO DEPORTE Entrevista a Inga Feuchtmann, jugadora chilena de balonmano

Entrevista a Inga Feuchtmann, jugadora chilena de balonmano

609
Compartir


por Lala

Inga Feuchtmann es jugadora de balonmano y periodista. Es parte de la selección chilena de la disciplina –a la que llegó siendo todavía jugadora Infantil-, actualmente juega en el Sporting La Rioja, de España, y ha desarrollado prácticamente toda su carrera en el extranjero. Pasó a la historia del deporte nacional gracias a que fue la primera chilena en convertirse en jugadora profesional de balonmano.

¿En qué estás actualmente?
Ahora estoy en mis primeros días de vacaciones, después de una larga temporada. Hace unos días llegué del Panamericano Adulto Femenino que jugamos con la selección en Buenos Aires. En términos de resultado no nos fue como queríamos, así que ahora no queda más que seguir trabajando para los próximos torneos. En mi club, también fue una temporada más o menos ingrata porque salimos primeras de la Liga (es la segunda división de España), y perdimos en los play-off para ascender a primera. O sea que, al final del camino, no pudimos.

¿Qué es lo más difícil de dedicarse profesionalmente al deporte?
Lo primero es tomar la decisión de dedicarte a esto. El balonmano en Chile, como muchos otros deportes, no es profesional, así que si tienes otro tipo de objetivos debes irte fuera del país. Hacer carrera en Europa, viniendo de Chile, no es tarea fácil. Es un camino que requiere de mucha entrega y trabajo.

Además de ser deportista, eres periodista. ¿Qué fue lo más difícil de compatibilizar ambas cosas?
El tiempo, sin duda. La Universidad en Chile demanda muchas horas entre clases, pruebas, trabajos, presentaciones, etc. Muchas veces, ni siendo muy organizado te alcanza el tiempo para cumplir con todo, sobre todo porque también entre los profesores hay poca empatía. Aún me acuerdo cuando un profesor me quería reprobar por haber faltado a su clase, y no entendía que yo estaba con la selección en unos Juegos Odesur.

Tu familia está dedicada al deporte desde siempre. ¿Cómo ha sido la relación con ellos y la experiencia de dedicarse todos al mismo deporte?
Mis papás son profesores de Educación Física, y nosotros cuatro* desde que tenemos uso de razón hemos estado metidos en gimnasios, partidos y entrenamientos. Así se empezó a formar todo, nuestras relaciones y lo que somos. Han habido momentos buenos y malos, pero al final lo que más agradezco es que este deporte nos ha mantenido unidos a pesar de las distancias. Cada uno tiene su vida, pero siempre que podemos nos escapamos a vernos jugar, estamos pendientes de nuestros torneos. Mis papás nos contagiaron el amor por este deporte, y siguen haciendo lo mismo con muchos más a través del club que hemos formado, con la ayuda de mucha gente también.
(Nota: Inga y sus hermanos Emil, Erwin y Harald, todos juegan en Europa y son seleccionados nacionales)

facebook.com/playhandball

¿Qué te gustaría recibir de regalo?
En estos momentos, un viaje.

¿Cuál fue tu primera ídola?
Anja Andersen, una jugadora danesa de balonmano.

¿A qué lugares has viajado gracias al balonmano y cuál ha sido tu favorito?
He tenido la suerte de viajar bastante, pero me quedo con China y el Mundial que jugamos en 2009.

¿Qué sueños tienes con respecto al balonmano en Chile?
Hay muchos, pero todos se podrán lograr cuando en Chile el balonmano se profesionalice en todo sentido.

¿Qué cosas te hacen sentir de nuevo como niña?
Pienso, y lo primero que se me vienen a la cabeza son cosas relacionadas con comida, desde un yogu-yogu de mora hasta los cumpleaños y todo lo que significaban esos momentos.

Nombra un (o más) objeto indispensable
El café y el computador, aunque también son indispensables la familia, amigos y la música.

¿Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
Generalmente es una buena cafetería.

¿Cuál es tu mejor manera de perder el tiempo?
Instagram.

Cuéntanos una manía insoportable que tengas.
La organización al nivel Mónica Geller.

¿Qué mujeres de tu vida te han marcado y en qué aspectos?

Puede sonar cliché, pero tengo la suerte de rodearme de amigas que realmente son ejemplo de muchas cosas, porque cada una ha ido reconociendo y descubriendo lo que le gusta y apasiona, y ha sabido formar un camino. A todas las respeto y admiro, incluida mi mamá que fue la primera mujer universitaria de su familia, terminó su carrera, se fue con lo puesto a Punta Arenas y tuvo 4 hijos cuando no era ni cercanamente fácil hacerlo.

Inga y sus hermanos iniciaron un proyecto llamado Feutchmann Group, una escuela de balonmano para niños y niñas y jóvenes, en distintos puntos de Santiago. Su idea es potenciar el deporte en el país, que llegue a más personas y darle un carácter más profesional al balonmano. Más info aquí.

Fotos: Inga Feuchtmann

6 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here