Inicio TV The Handmaid’s Tale: esto podría pasar de verdad

The Handmaid’s Tale: esto podría pasar de verdad

1557
Compartir


por @ferfierroo

Nunca me han gustado las películas de terror, si las llego a ver es por curiosidad o de masoquismo de frentón. Pero las que yo considero de terror o que al menos a mí me dan susto siempre han sido las del tipo “asesino en serie”; me dan miedo porque siempre está el “esto podría pasar de verdad” en mi mente mientras las veo.

Esa misma frase fue la que no dejaba mi cabeza en paz mientras veía el primer capítulo de The Handmaid’s Tale. Esto puede pasar. Y no me digan que es de exagerada; si la han visto, apuesto mi cabeza a que también pensaron lo mismo.

Una sociedad que se va a la cresta empieza a buscar culpables, y quiénes siempre están ahí para ser apuntadas con el dedo… las mujeres. Así que el creer que puede llegar un régimen tan desquiciado y fanático no me parece algo tan difícil que nos pase.

La historia parte con la protagonista (no quiero dar el nombre del personaje para no tirar spoilers) con su familia intentando arrancar. ¿De qué? No sabemos, pero hay hombres de negro involucrados y eso nunca es bueno.

De ese escenario nos pasamos a uno que parece de otra época. Mujeres vestidas de rojo y con unos raros sombreros blancos son las encargadas de dar hijos a las parejas que conforman el “gobierno”. ¿Por qué? Porque son las únicas fértiles. No son voluntarias. Les designan una pareja. No pueden hablar de nada que no sea las compras que hacen, el clima y la biblia. Las mujeres a las que sirven, visten de verde. Y también existen las “Marthas” otras mujeres con el rol de cocinar y limpiar. Esos son los roles destinados a las mujeres en este futuro que relata la serie.

Cómo llegaron a eso, lo vamos conociendo a través de los flashbacks de Offred: cómo empezó todo, cómo fue que les quitaron todo a las mujeres, cómo ser homosexual se convirtió en traición, cómo eliminaron a todas las mujeres científicas y profesoras y cómo fue que el ser una criada con vientre de alquiler por obligación pasó a ser una “no tan mala opción de vida”.

Cada detalle con que cuentan la historia me dejaba más en shock; los castigos, el entrenamiento que reciben y la “ceremonia” me dejaron con pesadillas. El guiño a The Breakfast Club con una Offred a punto de levantar el puño con “Don’t You Forget About Me” sonando de fondo, como símbolo de haber logrado un mínimo avance, ya me tenía rendida y declarándola la mejor serie del año y posiblemente de la vida.

Nuestra querida Rory al fin tiene un papel que nos demuestra que puede hacer más y mejores cosas que solo poner cara de circunstancia; en el tercer capítulo le vi más expresiones faciales que en todas las temporadas de Gilmore Girls

La serie está inspirada en un libro de 1985 de Margaret Atwood, y pareciera ser que lo escribieron ayer. Esto sí puede pasar.

17 COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here