Inicio MÚSICA La repentina y devastadora muerte de Chris Cornell

La repentina y devastadora muerte de Chris Cornell

410
Compartir


por @patyleiva, foto: Rodrigo Ferrari

Lo primero que vi hoy al despertar fue un mensaje que me informaba sobre la muerte de Chris Cornell. Esta extraña noticia se confirmó. Anoche, después de un concierto en Detroit, simplemente dejó de vivir. Aún no se confirman las razones, pero el sentimiento es devastador. Chris Cornell tenía 52 años y 3 hijos de 12, 13 y 16 años; tenía esposa y se encontraba en plena gira. En su sitio web todavía salen fechas venideras. Demasiado inesperado y triste.

Recién el año pasado tuvimos la alegría de la reunión de Temple of the Dog, la banda que tuvo antes con Eddie Vedder y soñamos con una gira por Sudamérica. No era algo raro de desear, porque vino 5 veces a Chile y dio muchos conciertos acá. Lo vi el 2009 en Movistar Arena en una noche que compartió lineup con Mike Patton, y después en Maquinaria 2011. Fue en Lollapalooza que tuvimos la suerte de ver a Soundgarden en un concierto extenso y entregado al público. Inolvidable.

Soundgarden es mi banda, porque el MTV de los 90s fue mi fiel compañero universitario. Y es tan triste mirar atrás y ver que el grunge ha perdido casi a todas sus cabezas. Es imposible no hacer el fatídico conteo que nos enrostra que Nirvana, Alice in Chains, Stone Temple Pilots, Mother Love Bone, Blind Melon, y ahora Soundgarden han perdido a sus voces, a una edad absurda. Creíamos que Chris Cornell se había salvado, pero deja a Edde Vedder increíblemente solo.

Su amor por la música lo llevó a ser parte de distintos proyectos, como fueron Temple of the Dog, Soundgarden y Audioslave –la super banda que compartía con Tom Morello (Rage Against The Machine)–, todos brillantes y con seguidores propios. Los covers son otra manera que tuvo de demostrar su admiración por el trabajo de otros, y gracias a eso tenemos registro de canciones de Michael Jackson, Prince y muchos más en su hermosa, hermosísima voz. De hecho, fue una fusión entre las canciones Slaves & Bulldozers de Soundgarden y In My Time of Dying de Led Zeppelin lo último que cantó en el último concierto de su vida. Anoche.

“Heaven sent hell away / No one sings like you anymore”, dice la letra de Black Hole Sun, uno de los más enormes hits de Soundgarden y que cobra un triste sentido a partir de hoy.

La banda sonora para un día tan oscuro como hoy ya está escrita. Acá dejamos algunas de las canciones que no dejarán de sonar en nuestro recuerdo.

SOUNDGARDEN

AUDIOSLAVE

TEMPLE OF THE DOG

COVERS

1 COMENTARIO

  1. Terrible!! Ha pasado un día y aún no lo creo….por suerte alcancé a verlo el año pasado. pero es una gran pérdida musical. Ayer tuve mucha pena y hoy también, creo que es 1ra vez que la muerte de un artista me afecta así :'(

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here