felicidad de dormir
por Daniela Paz (@dnlpz)

En el comienzo de mis 20, creía muy bacán tener el poder de dormir poco. Me quedaba pasada las dos de la mañana viendo series, trabajando en mis pendientes o hablando con mis amigos.

Obviamente la mañana posterior me costaba despertar, andaba cansada todo el día, pero en la noche me venía un insomnio que me obligaba a nuevamente quedarme hasta tarde despierta, en una rutina que me costó modificar.

Según algunos estudios las personas entre 18 y 25 años deberían dormir entre 7-9 horas al día, y no menos de 6 ni más de 10-11; mientras que los de 26 hasta 64 tendrían que dormir entre 7 y 9 horas.

Hoy, gracias a que comencé a hacer deporte y que mi vida laboral es más intensa, puedo dormir las horas que quiera. Lo que tiene de positivo es que me encanta dormir más horas, cerca de las 22:00 estoy ya lista y despierto con más energía y feliz. Lo malo obviamente es que en la semana no valgo un peso en la noche, ya no puedo salir como antes sin empezar a bostezar temprano. Las películas las tengo que ver en tandas, porque no aguanto.

Pero si tengo que elegir, prefiero dormir. El descanso y relajo de las ocho horas de sueño es irremplazable.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.