Entrevista a Fabrizio Copano
por Mariana y punto

Me entretuve mucho haciendo esta entrevista a Fabrizio Copano; soy su admiradora desde que era -aún más- joven y hacía programas como Conspiración Copano con su hermano Nicolás, un podcast con Villouta, y aunque no lo vi tanto después de que entró al Club de la comedia, algo le seguí la pista con sus películas, y me enteré de que se fue a vivir fuera de Chile. Y al fin lo vi en vivo en un bar poco antes de que estuviera en Viña, presentación que fue lo único que busqué del Festival de este año en Youtube.

El próximo domingo 2 de abril se presentará en el Teatro Nescafé de las Artes con su nuevo espectáculo, “Todos vamos a morir”, un buen pretexto que aproveché para leer entrevistas nuevas y viejas, revisar una que le hice yo hace casi 10 años y que nunca se publicó, y pensar en preguntas que quería hacerle (y lamentar que se me acabe de ocurrir preguntarle qué opina sobre la muerte).

¿Qué estabas haciendo cuando recibiste este mail?
Estaba respondiendo otra entrevista. Pero esa era a través de audios de Whatsapp. Así que técnicamente estaba hablando solo.

¿Cuándo te diste cuenta de que eras divertido?
En el Festival de Viña, como al minuto 10 de la presentación.

Felipe Avello va a estar de invitado en tu show del 2 de abril en Santiago. ¿Te acuerdas de cómo lo conociste?
A Felipe lo conocí en el SUE. El año en que fue Morrissey. Lo fuimos a saludar con mi hermano. Ninguno se acuerda con claridad de cómo sucedió ese intercambio. Luego en los pasillos de Chilevisión, hasta que nuestra amistad se consolidó unos años más tarde, cuando fuimos juntos a Nueva York a hacer unos shows donde no nos pagaron.

¿Qué es lo que te gusta o buscas de la interacción con el público durante una rutina de stand-up?
Busco la verdad. Sé que suena sumamente ambicioso, pero busco eso que sucede entre medio de los chistes, que se puede considerar accidental, que es una mezcla entre incomodidad con intentar echar la talla. Y cuando sucede naturalmente, es maravilloso. A veces hay que forzarlo un poco y no es tan divertido. Pero de cuando en vez sale algo brillante y real proveniente desde gente que fue a ver un show.

Si estás de público en un show de stand-up, ¿te gustaría que el comediante interactuara contigo?
No, me cargaría. Porque como yo ya me dedico a esto, saldría demasiado pensado y por consiguente, fome.

Tu juventud de alguna forma siempre ha sido tema en los logros que has tenido… ¿por qué crees que ha pasado que has sido tanto más joven que otros en tu carrera?
Es una cosa de temporalidad, yo simplemente comencé antes a trabajar. Cualquiera que lleve 10 años haciendo esto ya estaría en mi lugar, pero yo no más me apuré. Lo que no sé si sea necesariamente bueno.

Has trabajado haciendo stand-up, guiones, podcasts, cine… ¿qué es lo que te acomoda de cada formato?
De standup es lo que hablábamos, de que como es en vivo y esta sucediendo ahí, tiene mucha verdad. Los guiones me encantan, pero creo que no soy muy bueno. Me falta trabajarlo más. Pero me gusta la idea de crear “universos” que no existen y eso lo permite el papel. Lo mismo que en el cine. Los podcast, y la radio en general, son lo mejor, porque permiten desahogarse todo el tiempo de todo. Es muy terapéutico. Creo que todos deberían tener un podcast de manera obligatoria. Seria bueno para conocer mejor a las personas.

He leído que algunos de tus referentes gringos son Seinfeld y Woody Allen, pero que tienes un proyecto de documentar la historia de la comedia latinoamericana. ¿Cuáles han sido tus referentes más locales?
Localmente en Chile te diria que Felipe Avello, Felo, Lucho Navarro y Andrés Rillón. Internacionales dentro de Latinoamérica: Capusotto, Wainraich, Malena Pichot, Carlos Ballarta y Ricardo Quevedo.

¿Qué te gusta de trabajar viajando?
Que uno nunca llega a ningún lugar. Que no hay una casa que ordenar porque simplemente a la mañana siguiente ya no existe. Ademas viajar es lo mejor y que te paguen más encima, uf, imagínate.

Te has presentado en la Quinta Vergara, en la tele, bares, malls… ¿hay algún tipo de escenario en el que te sientas más cómodo?
Yo creo que en un bar lleno en donde mejor funciona todo. O un teatro pequeño. No sé, siento que en donde puedo ver las caras, pero no tanto. Quizás un bar con mala iluminación también puede ser. Los malls y las salas de hoteles son lo peor.

¿Cuál es el escenario más extraño en el que te has presentado?
Puede ser un show en Bucaramanga, Colombia. Donde no sabía nada de la cultura y fue genial llegar ahí. Luego en Chile, creo que en unas discotecas medias ilegales del sur de Chile. De esas que quedan como en la salida y la carretera y se queman a los 3 meses para cobrar el seguro.

¿En qué soporte escribes tus rutinas y chistes?
Ahora en mi celular. Pero solía ir con una libreta a todas partes. Luego caí en la típica rutina de comprar una libreta, usarla 2 veces y luego perderla. Así que ahora paso del celular al computador y tengo todo en la nube.

Trabajas escribiendo y contando chistes; ¿sientes la presión escolar por ser gracioso en situaciones cotidianas?
Antes sí pero cada vez menos. Primero encuentro que no hay nada más desagradable que alguien que intenta ser divertido en situaciones cotidianas. Cae pésimo. Pero sí con mis amigos y todo donde hay una relación natural con el humor, sí nos gusta “competir” de manera natural de quién hace reír mas a los otros. Especialmente curados.

¿Todavía sientes algo de la timidez/apatía juvenil de estar en un rincón en una fiesta?
Mucho, la verdad hace unos días estaba pensando, a veces voy a cosas donde están mis amigos y me cuesta ir a saludarlos. Aunque los conozco y todo, me dan ganas de quedarme atrás mirando y no interactuar. Creo que eso viene de ese lugar. Aún.

Esta semana he leído muchas críticas enojadas con Love, la serie de Judd Apatow. ¿La has visto? ¿Qué opinas de su humor y de las comedias -algunas románticas- que él ha hecho?
Pucha, no la he visto. Pero la verdad no me da ganas. Me pasa con Judd Apatow, que por ejemplo me encantaba la película Funny People hasta que hace 2 años la vi de nuevo y me cargó. La sentí tan desactualizada, tan pensada desde un mundo donde aún el perdedor es el ganador escondido, cuando en la vida me he dado cuenta tantas veces que el más nerd puede ser realmente solo un saco de hueas y el “ganador” puede ser realmente una persona sensata con disciplina y una inteligencia envidiable. Así que nada, ya no engancho mucho con él, pero el libro sobre entrevistas a comediantes me gustó harto. También lo vi haciendo standup hace unos días y lo encontré medio fome, pero se nota que le encanta la comedia.

¿Todavía piensas que un galán no puede ser chistoso?
No, creo que Justin Timberlake destruyó todo lo que yo creía hace unos 5 años.

¿Por qué te fuiste a vivir a Estados Unidos?
Porque necesitaba salir de Chile un rato. Me fui a México y tras unas buenas experiencias, pensé que quizás debería irme a la realmente difícil e intentarlo en un escenario gringo donde están los verdaderos masters masters de la comedia. Aún no encuentro el ejemplo perfecto, pero pensaba que es como si te gustan los relojes, quieres vivir en Suiza y ser maestro relojero (¿eso existe?). Aunque California es bacán, todos sabemos que los gringos solo por ser gringos, no son ninguna maravilla. Pero en la comedia, acá partieron y a eso vine a acercarme.

Ahora trabajas con manager, ¿no? ¿Es una necesidad allá?
Tengo una manager que es muy amiga mía, una mujer genial, muy inteligente y que me ha enseñado un montón. Sí, creo que si ella no me hubiese empujado a venir, tampoco lo habría hecho.

¿Qué es lo que más disfrutas de vivir en Estados Unidos? ¿Tiene algo que ver con lo que se ve en las películas?
Lo que más disfruto tiene que ver con las películas, pero de otra manera. Me encantan los carteles en las calles. Sobre todo acá en LA están en todos lados. También me gusta escuchar la radio en el auto porque NPR es genial.

Si mal no recuerdo, en algún momento tu sueño era hacer una comedia romántica. ¿Todavía tienes ese sueño?
Ya no sé. Respecto al cine, ahora mi sueño es hacer una película que no me de vergüenza ver. Aún no defino el género.

Las entradas para “Todos vamos a morir” en Santiago están a la venta a través de Ticketek, y cuestan entre 6 y 20 mil pesos según la ubicación; el espectáculo es para todas las edades, comienza a las 19 horas, tendrá de invitado a Felipe Avello y promete tener una inédita interacción con el público y en redes sociales.

Además, abajo pueden revisar las fechas de la gira en otras ciudades de Chile, y en el Facebook de Fabrizio Copano están los eventos respectivos con los detalles de cada uno.

giraTodosvamosamorir

4 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here