Inicio ARTES Camila Le-Bert, de mujeres y dramaturgia

Camila Le-Bert, de mujeres y dramaturgia

277
Compartir

Camila Le-Bert
por Mariana y punto, foto: La Copia Feliz

Camila Le-Bert es actriz y dramaturga, autora de obras como Chan!, fundadora y directora artística de la compañía Teatro del Carmen y del festival y encuentro de dramaturgia de mujeres Lápiz de Mina, que ya lleva 4 ediciones.

De su experiencia como mujer en el mundo del teatro conversará en el panel “Desde las industrias creativas” del Ruidosa Fest SCL 2017, y acá nos cuenta un poco sobre lo que la ha inspirado en la vida -en Chile y en Estados Unidos donde vivió cuando chica y donde luego volvió para estudiar un magíster en Columbia- y para dedicarse al teatro y fundar Lápiz de Mina.

¿Recuerdas cuál fue la primera obra de teatro que viste?
Chuta, no sé, creo que la primera obra de teatro que recuerdo la vi en un teatro en una universidad con mi mamá en California, era una versión del Libro de la Selva muy linda, muy mágica y muy misteriosa.

¿Cuándo decidiste dedicarte al teatro?
Cuando me di cuenta que no podría hacer otra cosa. Entré a Antropología en la Universidad de Chile y me acuerdo de mirar por la ventana a los pastos y querer estar bailando, cantando, actuando, haciendo yoga, cualquier cosa menos estar en clases escuchando a un profesor, que le había hecho clases a mis papás, decir que era el creador de la escuela de Antropología: madre y padre a la vez.

¿Cómo fue que se creó Lápiz de Mina?
Lápiz de Mina como idea se me ocurrió en Estados Unidos. Sintiéndome excluida del mainstream del teatro de Nueva York, intenté buscar un lugar más apropiado a mí y llegué al Women’s Project, pero pronto vi que era un lugar de privilegio, también, para la mujer blanca y no para una latina, como yo. Al volver a Chile me di cuenta de la brecha de representatividad entre mujeres y hombres dramaturgxs y que sería importante generar un espacio de representación de la dramaturgia de mujeres en Chile para poder acortarla.

¿Cuál fue la primera mujer dramaturga de la que tuviste conciencia?
Qué difícil pregunta, pero si hago memoria realmente creo que sería Dea Loher. No me acuerdo cómo llegué a ella en un principio pero estaba en la biblioteca digital del Goethe y leí “Las relaciones de Clara”, quisimos hacerla con una amiga, pero nunca lo concretamos. Luego, vino a Chile a un festival de dramaturgia europea contemporánea con su obra “Inocencia” que dirigió Luis Ureta. Fue muy: quiero ser como ella. Era muy piola de presencia pero sus obras eran brígidas, súper políticas y feministas.

¿A qué mujeres admiras hoy en día en tu rubro?
Muchas! Creo que las mujeres en el ámbito artístico y teatral son muy fuertes. Lo mejor de Lápiz de Mina es poder conocer a tantas creadoras con una diversidad tan amplia de obras. En la dramaturgia sigo siendo una fiel a Caryl Churchill, es la más grande que tenemos en dramaturgia punto. Es una genia, su compromiso y su arte están siempre a la par. En la dramaturgia local, muchísimas como Carla Valles, Carla Zúniga, Florencia Martínez, Marién Jara, Ana Corbalán, Claudia Hidalgo, Nizra Martínez, Nona Fernández, Begoña Ugalde, Amparo Saona, Ingrid Fierro, Daniela Contreras Bocic, puedo seguir!

¿Qué es lo que te atrae del formato teatral para contar historias?
La libertad y la rapidez. No hay jefe, más que el que tengas en tu cabeza o lo que suceda en ensayo con la o el director. El teatro se puede hacer con urgencia.

¿Cómo es tu proceso de escritura?

Mi proceso es largo y sinuoso. Siempre tengo cuadernos, notas en el celular, y voy al computador cuando tengo que darle forma. En general, escribo sola pero me gusta mucho conversar las ideas. Ahora estoy trabajando con mi pareja, él va a dirigir, es algo muy nuevo para mí. Voy a probar algo más in situ, con material y ensayo. Una escritura más escénica.

¿Quién fue tu primera ídola?
Hmm… Una niña que hacía de “hall monitor” (personas que cuidan los pasillos y ayudan a los niños más chicos). Yo estaba en primero básico y ella se veía muy grande, tenía una cinta amarilla que indicaba su labor. Tenía un pelo naranjo ruliento, pecas y frenillos y yo quería todo eso. Algún día lo lograré…

¿Tuviste algún póster en tu pieza?

Miles… no sé, de todo, pero de música varios, cuando era púber. Toda la revista Rolling Stone, era una chica alternativa de los 90s. Que me acuerdo, tuve de Stone Temple Pilots, Spacehog, Soundgarden…

¿A qué jugabas cuando chica?
A ser hippie con la Dani, mi prima. Fumábamos cigarros de harina y nos poníamos faldas largas.

¿Qué mujer de la literatura, el teatro o el cine han influido en tu vida?
bell hooks me influenció mucho, con su lucha contra el patriarcado supremacista capitalista. Esas tres palabras juntas e insperables. Creo que nunca he podido superar a Diane Keaton, de chica veía sus películas y me da la sensación de que no está actuando y es así, como Annie Hall, en verdad, media ñoña media que le importa un pico. “Don’t worry, I can walk to the curb from here”, siempre pienso que me van a decir eso cuando me estaciono.

¿Cuál es tu mejor manera de perder el tiempo?
Perder tiempo. No siento que se pierda nunca. Es lo que uno necesita hacer, creo. Todo es parte de algo, de una necesidad.

Nombra un (o más) objeto indispensable.
Café. De grano.

Danos una buena picada/dato (de lo que sea).
Polen, al lado del drugstore, es un restorán muy rico que tiene sopas y ensaladas, un menú de 5000 lucas, exquesito, y los té para llevar también la llevan.

Y… LA7, así como aprovechando, es mi consulta astrológica! Ahí mismo, al lado del drugstore. Estoy viendo la carta astral por ahora. Para agendar me escriben al correo: la7delcielo@gmail.com *Es necesario saber la hora exacta y lugar de nacimiento.

¿Cuál es tu lugar preferido de la ciudad en que vives?
El río Mapocho. Le amo.

Recomiéndanos una canción para animar la mañana de lunes y otra para bailar la noche de viernes.
Lunes AM, como soy old school- “Reach Out, I’ll be There” de The Four Tops.

Viernes PM, “Got to be Real” de Cheryl Lynn, con harto brazo y pasarela.

Camila Le-Bert es una de las panelistas que se presentará el sábado 11 de marzo en la conversación “Desde las industrias creativas” del Ruidosa Fest SCL 2017, que se realizará en Matucana 100. Las entradas se pueden comprar en www.m100.cl y cuestan $5.000 general y $3.000 estudiantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here