La puesta en escena es simple: Bruno Mars en un estudio con fondo vacío, pero bailando, bailando con trazos blancos dibujados a su alrededor, que complementan sus letras y movimientos. Sincronía audiovisual que se desprende de su bien aprovechado tercer disco “24K Magic”, una buena compañía para cerrar esta semana.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.