cuando el amor no basta

por daria

La La Land. Seguro la viste y la amaste. O seguro la viste y la odiaste. La nueva película-favorita-de-los-premios-gringos parece no conciliar ambos bandos, y es o lo uno o lo otro: mejor película o peor película, no hay punto intermedio.

Aunque personalmente no me gustó, sí me quedé pensando en la historia de los protagonistas. No comentaré por qué me pareció mala, pero sí opinaré -con spoilers- acerca de la relación entre Mia y Sebastian.

Mia y Sebastian se amaban. La película te muestra que están enamoradísimos, pero algo pasa. ¿Qué pasa? Nada más que la vida.

Ambos, porque se querían, se animaban mutuamente para que el otro siguiera su sueño, ella ser actriz famosa y él tener un club de jazz. En ese sentido eran una buena pareja, se apoyaban, se decían que sí podían lograr lo que tenían en sus cabezas. Es lo que se supone deben hacer las parejas, ¿no?

Y finalmente lo logran. Mia se convierte en una mega estrella y él hace realidad su club de jazz. Pero lo dijeron mejor que yo los Rolling Stones: you can’t always get what you want.

Cada uno logró el sueño de sus vidas, pero estando separados. La relación terminó y uno no puede evitar pensar ¿si hubieran seguido juntos habrían cumplido su sueño?, ¿quizás uno lo habría hecho y el otro no?, ¿quizás ninguno, pero serían felices igual porque seguirían juntos y nada más importaría?

El tratamiento de esta historia me pareció insípido, pero ese desvío de caminos entre Mia y Sebastian fue lo único que me hizo algo de eco. Finalmente terminan separándose porque cada uno siguió su sueño (y porque además, nunca tuvieron un sueño en común).

Es un tema real en el que he pensado y que he visto ocurrir: qué elegir si de pronto estás entre el amor y algo que has tenido en tu cabeza desde siempre. Qué pesa más, ¿seguir con el amor de tu vida aunque eso signifique postergar -o incluso olvidar- un sueño? ¿O trabajar en ese sueño porque, dicen, si uno no lo hace esos fantasmas te persiguen toda la vida?

7 COMENTARIOS

  1. Seb y Mia están más enamorados de la pasión del otro, que de la persona misma. A ella le brillan los ojos cuando lo escucha hablar de jazz. A él se le cae la baba cuando ella le cuenta de su pasión por la actuación. Antes que una vida de a dos, lo que nuestros protagonistas realmente buscan es alguien que creyera en ellos, que fuera la red de seguridad frente a las decepciones de sus incipientes carreras artísticas.
    https://medium.com/@_safari/bla-bla-bla-land-47fafca40529#.ynzk1dnc0

  2. Para mi es una historia de amor real, la mayoría del tiempo veo gente y más gente que se casa con los que le conviene, “que es de mi Colegio, la conozco del trabajo, tienen profesiones” y vidas similares, historias de amor grandes, que el otro se la juegue a morir por el otro, no veo, son pocas y pagan sus consecuencias. A mí me encantó,para nada insípida, etc y entiendo a los que no les guste algo masivo, me pasa con Justin Bieber, Beyoncé o The Walking dead, todos lo aman y yo no los soporto.

  3. Quizás voy a ser muy básica, pero hasta los últimos 30 seg. de la película la encontré genial y el pseudo final me pareció una resolución de la película muy interesante, creativa. El final final me pareció innecesariamente amargado (en lo personal jajaja). Además hay cosas que no me calzan, por ejemplo, si se querían tanto, ni un whatsapp para saber como le iba al otro aunque estaban tan lejos? Demás sea de puro picada que quedé, pero igual bonita película y Emma por favor cómete unas cazuelas.

  4. Yo creo que si se hubiesen querido tanto, habrían podido luchar por ese amor….seré que soy muy romántica?

    Tal vez Sebastian se las pudo haber jugado un poco más y acompañar a Mía a París. Además a él ni siquiera le gustaba la música que tocaba, solo lo hacía por la plata. Yo creo que él debió haber aperrado, postergado sus sueños y acompañarla. Total, después ella lo puede ayudar a él a concretar su pub de jazz.

    Opino igual que Camila, Emma estaba extremadamente delgada, no se veía sano.

  5. Mi opinión es muy similar a la de la autora y algunos comentarios… Media insípida, nostálgica de la golden age hollywoodense, buen final con los caminos divergentes, alguna lagrimita se me arrancó… Y sí, por favor Emma, ni cerca de su vitalidad en Easy A. Aunque después la vi en los premios y ya parecía ella de nuevo.

    Oh, y la mejor película que demuestra que a veces el amor no es suficiente, en mi humilde opinión, es The Way We Were. Peliculaza! Y Robert Redford era más mino que Brad Pitt. He dicho! 💅

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here