kris-atomic-39872
por lucy

Hace algunos días fue el día en que habría sido el cumpleaños de mi abuelita, lo que me hizo pensar en la posibilidad de celebrar el cumpleaños de alguien muerto. Ella murió hace más de diez años, pero siempre recuerdo el día en que estaba de cumpleaños; casi todos los años mi abuelo pide que la mencionen en alguna misa, pero normalmente el ritual no pasa de eso.

Este año no pude ir a esa misa, pero me puse a pensar en la posibilidad de celebrar de alguna forma su cumpleaños. No solo recordarlo en silencio y pensar en ella en la privacidad de nuestras mentes, sino que hacer algún ritual, reunirse y realmente celebrar a la persona en cuestión.

Sobre todo cuando se trata de una muerte ocurrida hace bastante tiempo, el recuerdo ya no siempre es tan triste -aunque nunca se deje de echar de menos- y quizás celebrar es una linda forma de echar mano a ese recuerdo sin la pena de un momento como el funeral.

Pensar en la muerte es una de mis cosas menos favoritas, pero así como los mexicanos han encontrado en el Día de Muertos una linda y alegre forma de recordar a sus seres queridos que ya no están, quizás algo igual de bonito pero particular y cotidiano sería celebrar el cumpleaños de nuestros muertos haciendo.

Una idea inspirada justamente en los altares de Día de Muertos: hacerlo que a ellos les gustaría… a lo mejor comer lo que sabemos que disfrutaban, escuchar música que los caracterizara y sobre todo simplemente estar juntos.

Foto: Unsplash.com

2 COMENTARIOS

  1. Yo lo encuentro normal, sobre todo en caso de muertes de abuelos cuando es algo natural que algún día tiene que pasar (me imagino que es más difícil cuando es una muerte trágica). En mi familia nos reunimos tanto el día de la muerte de mi abuela como en su cumpleaños, nos juntamos todos en su casa, como a ella le gustaba, y es una instancia bacán para compartir como familia y recordarla.

  2. El 01 de Septiembre falleció mi mamá y su cumpleaños era el 19 de ese mes. Fue muy triste porque no la tenia físicamente cuando uno la extraña demasiado. Pero queda el consuelo de que en vida hicimos todo lo posible para darle siempre una excelente calidad de vida.
    No te puedo negar que fue dificil, porque al principio no sabia que hacer y de repente a uno le baja la pena y simplemente quiere pasar llorando en cama no más, pero luego recuerdas que le hubiera gustado a ella hacer ese dia.
    Por supuesto que le celebramos, como si estuviera con nosotros, vinieron los sobrinos, mis hermanos, etc. y le cantamos cumpleaños feliz igual. Al fin y al cabo, la llevamos dentro para toda la vida…

    Te amo mamita linda, donde sea que estés! <3

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.