por Cux, video: gentileza de Huawei/Agencia Uno

El lunes casi por casualidad me encontré con “Manuel Santillán, el León” sonando por la tele, el fabuloso tema de Los Cadillacs del año 92. Los Fabulosos fueron la banda a cargo de abrir el Festival de Viña del Mar 2017 y a mí me encantó: un show de puros hits desde “Mi novia se cayó a un pozo ciego” (1987), “El satánico Dr. Cadillac (1989) hasta “Vasos Vacíos” y “Matador” (1993).

Me gustó mucho Vicentico, como que viene de vuelta, está tranquilo, siempre carismático, con su voz ultra rasposa, lleno de emoción y bien mino. No tengo idea si funcionan o no en este tipo de festivales o si los televisores mantuvieron el rating o si eran los adecuados para abrir el Festival, pero lo que vi me teletransportó a las fiestas de universidad y la buena onda.

Hoy la banda argentina de Ska toca en familia, la integran 8 personas entre ellos el hijo de Vicentico, Florian Fernández, guitarrista y Astor Cianciarulo bajista, baterista e hijo de Flavio el primer bajista -secos los dos-. Ellos dicen que era inevitable subir a los escenarios con sus padres, que eso iba a pasar tarde o temprano, por osmosis. Son apatotados, lo pasan bien y con los 30 años de carrera siguen sonando -para mí- poderosos.

“La música no tiene tiempo como otras cosas”, dijo el año pasado Vicentico, yo le encuentro toda la razón.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.