Mantequilla de campo Kumey
por Mariana y punto

Probé la mantequilla de campo Kümey en la casa del Chico Márquez, para degustar cómo habían quedado los panes que hicimos en el taller de la Fábrica Zancada. Quedé maravillada.

Soy una amante de la mantequilla y, tal como Julia Child, encuentro que todo queda más rico si tiene al menos un poco (o mucho) de mantequilla entre sus ingredientes. Pero últimamente la estaba evitando o cambiando por ghee para tratar de ser más saludable, y sobre todo porque las mantequillas que compraba me dejaban un sabor no tan agradable en la boca después de comer (una sensación parecida a la que tengo al tomar leche blanca, que detesto).

Pero cuando probé la mantequilla de campo Kümey sentí un sabor exquisito, entre suave e intenso, y más encima no me dejó esa sensación desagradable. Lejos la mejor que he probado, tanto que me impresionó que una diferencia de sabor tan sutil pudiera marcar tanta diferencia.

Así que, aunque trato de controlarme en el consumo, decidí que me merezco tener siempre una mantequilla Kümey en la casa, y premiarme con un desayuno con glorioso pan con esa mantequilla de campo aunque sea una vez a la semana.

La he encontrado en Quesos Arturito en la Vega o en una tienda de quesos que queda en Monjitas llegando a José Miguel de la Barra.

16 COMENTARIOS

  1. No me gusta nada la mantequilla, pero en mi casa usan esa y la aman, es como que tiene mucho mas gusto a mantequilla real, creo q por eso no la puedo ni oler.

  2. Kumey lo producen en una pequeña localidad que queda entre Corte Alto y Purranque, la tierra de mis abuelos maternos… una maravilla!!! y el queso un verdadero marjar!….

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.