mochilastrekking
por magdalena

Una de las cosas que más disfruto es caminar. Tener que hacer una larga caminata para llegar a un destino no es una carga para mí, sino que es parte del panorama. Es tan rico avanzar por la naturaleza, disfrutar los cambios climáticos que te van tocando, maravillarse con los paisajes, ir conversando con los amigos y vivir la satisfacción de llegar a tu destino luego de horas de travesía. Por eso hacer trekking es parte de mis vacaciones perfectas.

El problema es que desde niña tengo problemas a la espalda (años de kine incluida) por lo que el tema de la mochila me complica, porque realmente a veces llego a un punto en que el dolor es invalidante. Y al parecer no soy solo yo, porque he escuchado que muchos desisten de la idea de caminar al pensar en pasar horas acarreando mucho peso. Entonces con el equipo Zancada recopilamos un par de tips para que la mochila no sea realmente una carga al momento de caminar y que podamos pasarlo bien.

Lo primero es tener una buena mochila, que sea liviana en sí misma y que te quede bien (hay diferentes tallas!). Es cierto que muchas veces son muy caras, pero como uno no las usa tantas veces en el año se pueden pedir prestadas, aunque hay que tratarlas con cuidado, porque igual se desgastan en los paseos. También es muy importante antes de partir chequear el estado de la mochila y cuánto peso aguanta, porque no hay nada peor que a las pocas horas de caminata, se te corte un tirante. Lo sé porque he estado ahí. Un horror. Con una buena mochila, la mitad del trabajo está hecho.

El abrigo: lo mejor es tratar de llevar poco y bueno. Normalmente a uno le da calor cuando va caminando -al menos a mí me pasa-, entonces tener un buen cortavientos es una gran adquisición. Son livianos, pero igual abrigan, entonces uno puede andar con una polera debajo y si hace calor protegen del sol. Y para los lugares muy fríos las prendas “primera capa” permiten estar abrigados sin llevar los tremendos chalecos de la abuelita. Si los recursos lo permiten, una parka de plumas es ideal porque abrigan mucho, pesan poco y permiten achicarlas un montón para guardarlas. Como son caras, siempre se puede pedir prestada una.

Los artículos personales: es muy impresionante cómo una botella de champú puede agregar peso, entonces es importante llevar todo en versión mini, incluso a veces yo junto los sachets de muestras gratis que vienen en las revistas y los uso en esas ocasiones (sin olvidar guardar los residuos). También esas botellitas mini de bloqueador son buenas. Otro artículo que vale la pena comprar de todas maneras es una toalla de microfibra, que no son caras, son livianas, no ocupan nada de espacio y se secan en un segundo.

Zapatos: siempre son un cacho, tanto por el peso, como por la importancia de tener zapatos cómodos para caminar muchas horas. Yo aquí invertí y me compré unos buenos zapatos de trekking con la tecnología gore tex, que los hace impermeables, así no es necesario llevar más pares, y en casos extremos -por ejemplo si metimos el pie entero al agua- llevar de repuesto unas chalas que nos queden cómodas para caminar.

El saco de dormir: otro articulo que puede hacer la diferencia, tanto por el peso, como por el abrigo. Un buen saco permite no llevar nada más de abrigo para dormir y que sea livianito de transportar, a veces hasta se puede meter adentro de la mochila y no amarrarlo abajo. Esta es una buenísima adquisición porque se sigue usando por siempre, incluso para otras ocasiones que no son un trekking.

La comida: gran tema! Casi por instinto si uno piensa en llevar alimentos fáciles de preparar para condiciones adversas, altiro piensa en conservas, pero los tarros pesan ene!! Así que en ese caso mejor pensar en las que vienen en tetrapack (como las legumbres) y sobres (como la salsa de tomate). También todo lo que viene en frascos hay que pasarlo a bolsitas tipo ziploc y se pueden buscar alimentos livianos y energéticos, como barritas de cereal y frutos secos. Hay personas a las que les gusta el charqui, que también es una buena opción que puede servir para añadir a unos fideos o legumbres.

Carpa y artículos para cocinar: todo lo más chico y liviano posible. En las tiendas de camping venden algunos set con olla, tetera y plato incluidos, que son super buenos. Además cuando se hace un paseo en grupo estos artículos se distribuyen, uno lleva la cocinilla (mini balón de gas con mechero), otro las ollas, otro la carpa, etc. En el caso de la carpa, normalmente se usa solo para dormir, entonces no queremos la gran carpa donde podamos estar de pie, sino una pequeña, liviana y que se arme rápidamente.

Es cierto que muchos de los artículos que nos permiten tener una mochila más liviana y mejorar la experiencia del trekking al no pasar frío, no andar mojado, etc., requieren invertir recursos. Yo recomiendo para una primera experiencia intentar pedir el máximo prestado y luego ir comprando un nuevo artículo para cada paseo. Como caminar y acampar es más barato que arrendar una cabaña o quedarse en un hostal, se puede invertir un poco en artículos que nos hagan disfrutar nuestro paseo, porque cuando uno lleva horas caminando, pucha que agradece no andar sufriendo con el peso.

4 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here