breakfastclub2
por @patyleiva

John Hughes fue el responsable de varios clásicos del cine gringo de los 80-90s como Mi pobre angelito, Sixteen Candless, Pretty In Pink, Weird Science y mi favorita, El club de los cinco (The Breakfast Club).

Si no la vieron, la cosa parte así: cinco estudiantes deben asistir a clases un sábado para cumplir un castigo que no conocemos.
No pueden hablar.
No pueden moverse de sus asientos.
No pueden quedarse dormidos.
Y tienen que escribir un ensayo de mil palabras.
En 1984.

Bender (Judd Nelson en el papel de su vida), Brian (Anthony Michael Hall) y la chica silenciosa (Ally Sheedy) son mis personajes favoritos, pero todos los estereotipados roles tienen una misión en esta historia. Porque por supuesto que es muy gringa, ochentera, inocente a ratos, llena de clichés, pero por sobre todo, es una película sobre la amistad y la adolescencia. Hay comedia física en los pasillos del colegio, largos silencios y largos diálogos también.

Lo mejor son sus formas de vencer el aburrimiento, las tallas pesadas y por supuesto, la forma en que sobreviven la larga mañana porque como imaginarán, no saldrán igual que como llegaron.

Y la música, por supuesto.

Las secuencias a cargo de Wang Chung (Fire in the Twilight) y Karla DeVito (We Are Not Alone) son maravillosas, y claro, la inmortal “Don’t You (Forget About Me)” de Simple Minds.

El club de los cinco está disponible en Netflix.

6 COMENTARIOS

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here