fragataalmirantelynch
por lucy

Ayer se supo la noticia de que un grupo de marinos de la fragata Almirante Lynch está siendo procesado por espiar, tomar fotos -y difundirlas en redes sociales- de las mujeres del barco mientras éstas estaban en ropa interior o desnudas, en el espacio privado de los dormitorios femeninos.

Eso ya es indignante, pero se puso peor: el ex comandante en jefe Jorge Arancibia se dio el lujo de declarar que por razones como éstas él siempre se opuso al ingreso de mujeres a la Armada. Una vez más, la culpa de delitos sexuales se le atribuye a la mujer por atraverse a hacer cosas como trabajar en un espacio de hombres.

Afortunadamente después Arancibia se arrepintió de sus palabras, cosa que se agradece, aunque eso no quite el hecho de que tantas veces el instinto siga siendo el de culpar a la víctima (no en un arrebato privado, sino dando declaraciones a la prensa, donde uno se esperaría que piensen antes de hablar) y que el machismo institucional sea tal que situaciones como ésta puedan ocurrir.

Si por algún motivo hay mujeres que quieran ser parte de la Armada -o del tipo de trabajo que quieran- me gustaría poder ver el día en que puedan hacer su trabajo sin tener que ser violentadas -ni particular ni institucionalmente- por el sólo hecho de ser mujeres.

6 COMENTARIOS

  1. En sistemas patriarcales la culpa siempre es de la víctima (por estar con cierta ropa, por beber más de la cuenta, por no haberse dado cuenta, por entrar a nuevos espacios de poder destinados a hombres, etc.) Esto se puede observar en cómo el sistema judicial (desde que comienza el proceso de denuncia, hasta que se conoce la sentencia) juzga, cuestiona y culpa una y otra vez a la mujer por ser víctima de diversa clase de delitos (violencia intrafamiliar, violaciones, abusos sexuales, grabaciones). La realidad es que este tipo de delitos afecta a millones y no se castiga! Ojalá esta vez sea diferente y ninguna de nosotras nuevamente sea grabada en un probador de mall o en un baño público!

  2. Es realmente cerdo. Inaceptable, triste, porque acá, además de la falta de respeto y violencia a la integridad de las personas, estamos hablando de traición. Son mujeres con las que conviven, trabajan, saben sus nombres y lo que hacen. Cómo puede ser tal la frialdad y el abuso de confianza? Me parece una dolorosa muestra de la miseria humana y, una vez más, de la necesidad de detener los atropellos a las mujeres que son violentadas y explotadas solo por el hecho de ser mujeres.

    • Lamentablemente, (en un contexto machista) un hombre no aplica el concepto de traición en sus relaciones con mujeres. Sólo se puede traicionar a un par.

  3. Me dio rabia, pena e impotencia. Y después aparece el ex comandante dando esas declaraciones. Horrible!!!

    Leí algunos comentarios en twitter defendiendo la conducta de esos “hombres” diciendo que: “era una broma, “una chiquillada, “que para que le ponen color, “reclamen por cosas importantes”, “se hacía lo mismo en el colegio y nadie se exaltaba”

    Del terror esos argumentos.

    Nos falta mucho por avanzar, a veces algunos familiares no entienden porque me enojo tanto cuando alguien dice un comentario machista pero es que ya estamos cansadas, tenemos dolor y rabia acumulada. Ya no queremos ser más agredidas solo por ser mujeres.

  4. yo no veo para que Jorge Arancibia haya estado culpando a las mujeres… al revés, sus palabras dejan ver que su aprensión va por el lado que la tropa son una manga de weones calientes que iban a mandarse una embarrada del estilo… y pues, el tiempo SI le dio la razón.
    Cabros desubicados, calientes, inconcientes, que se tienen que ir de baja y a puras patadas en la raja por tarados.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here